ARGENTINA: Múltiples manifestaciones en Brasil demandan la renuncia de Temer

En su mensaje, Temer cuestionó la validez de las grabaciones realizadas por uno de los dueños del gigante cárnico JBS y en las que, según la Fiscalía, el mandatario aprueba la compra del silencio de un poderoso diputado preso por corrupción.

En el diálogo, Batista narra al presidente una serie de ilícitos, incluyendo sobornos a dos jueces y un procurador, sin que Temer presente ninguna reacción, y conversan amigablemente.

"Esa grabación clandestina fue manipulada y adulterada con objetivos nítidamente subterráneos", subrayó el mandatario, en su segundo pronunciamiento desde que estalló el escándalo.

Temer insistió en su inocencia y pidió al Supremo la suspensión de la investigación abierta contra él por los supuestos delitos de corrupción y obstrucción a la Justicia.

Horas antes del discurso de Temer, el Partido Socialista anunció su decisión de retirarse de la coalición de gobierno y le pidió que renuncie.

Luego, sus abogados ingresaron al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el pedido para que se suspenda la investigación, aunque ésta abarca varias acusaciones más, aparte del audio que el mandatario presume "manipulado" y en el que parece respaldar el pago de sobornos para comprar el silencio del ex legislador Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción.

Temer contraatacó hoy y responsabilizó a Batista de lucrarse y ganar millones de dólares al vender acciones de su empresa y comprar dólares la víspera del escándalo, consciente de la fuerte depreciación que sufriría el real y la caída que experimentarían los papeles de su empresa.

"El autor (de la grabación) está libre y suelto, paseando por Nueva York, y Brasil, que ya había salido de las más grave crisis económica de su historia, vive ahora días de incertidumbre", dijo.

"Yo continuaré al frente del Gobierno", concluyó el mensaje de Temer, que compareció brevemente en Planalto, sede del Ejecutivo en Brasilia, y no admitió preguntas.

"Queremos que Temer salga ya, pero no queremos que un presidente sea electo indirectamente", dijo el líder de la izquierda en un acto del Partido de los Trabajadores (PT) en San Bernardo do Campo, Sao Paulo.

En medio del escándalo, y pese a que también ha sido implicado, Lula, quien ha expresado su voluntad de ser candidato en las presidenciales de 2018, se manifestó públicamente este sábado para reclamar elecciones directas en Brasil.

Lula se pronunció por primera vez después de las acusaciones realizadas por un empresario contra Michel Temer y que también le salpican directamente, junto a la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, destituida el pasado 31 de agosto.

"Mi candidatura dependerá de muchas cosas, pero Dios quiera que la (televisión) Globo defina ya a su candidato", afirmó.

  • Leon Brazil