Corte Suprema de Brasil autoriza a la policía interrogar a Presidente

El conjunto de organizaciones populares busca la implementación de un plan que responda a las necesidades de los trabajadores, en caso de que Temer abandone la presidencia y se instale un nuevo Gobierno de emergencia.

En un ambiente festivo, los asistentes mostraron remeras con la frase "Fora Temer", la consigna que viene aglutinando las protestas en contra del mandatario, que se masificaron luego de que la Corte Suprema abriera una investigación en su contra por supuesta corrupción pasiva, obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

Temer, hoy en el poder, fue el vicepresidente de Rousseff, hasta que la sustituyó, de forma interina en mayo y definitivamente el 31 de agosto pasado, cuando el Legislativo la destituyó por irregularidades fiscales.

El presidente de Brasil, Michel Temer, muy debilitado por las graves acusaciones de corrupción, reiteró el domingo su firme decisión de mantener el rumbo de sus reformas tendientes a sacar al país de la recesión, a pesar de que se multiplican los pedidos de que dimita.

La propuesta, denominada Plan Popular de Emergencia pretende presentar una salida factible a la sociedad brasileña y tiene como objetivo el restablecimiento del "orden constitucional democrático, defender la soberanía nacional, enfrentar la crisis económica, revertir el desmonte del Estado y salvar las conquistas históricas del pueblo trabajador", según detalla el texto citado por Brasil de Fato.

"Vamos a perseverar en esa travesía. No me desviaré de entregar a mi sucesor, en 2019, un país en condiciones mucho mejores que las que recibí", aseveró el mandatario no electo. "Todos, incluso la oposición, saben de eso", añadió.

Al tramitarse como enmienda constitucional, se requiere 3/5 de votos favorables, es decir, el apoyo de 308 diputados para que el proyecto siga en el Senado, una cifra ahora en peligro.

"A los criminales que planearon todo les dieron un pasaporte libre para que vivan con lujos en cualquier parte del mundo (.) En lo que a mí compete, seguiré trabajando por Brasil", concluye.

El Gobierno de Temer se tambalea a raíz del escándalo generado por los testimonios a la Justicia de directivos de la cárnica JBS.

Jardim, de hecho, aseguró que la crisis en que está sumergido el país "no es política, sino económica", y sostuvo que el principio del fin de los problemas de Temer es la aprobación de esas reformas, que apuntan a las leyes laborales y al régimen de jubilaciones.

  • Leon Brazil