EU y Arabia Saudita firman millonario acuerdo de armas

La de Riad es la primera parada de un largo viaje que terminará en Europa.

Tras ser recibido en el aeropuerto por el rey Salman, Trump se dirigió a la corte para mantener una reunión oficial con el monarca.

Además de la consecución hoy de importantes acuerdos económicos, Trump participará el domingo en un encuentro con los países del Consejo de Cooperación del Golfo -Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar y Omán- así como en una cumbre con líderes y representantes de medio centenar de países árabes e islámicos.

En diciembre de 2015, poco después del lanzamiento de su campaña, Donald Trump propuso lisa y llanamente cerrar el acceso a Estados Unidos a todos los musulmanes, para tener el tiempo de reflexionar y "comprender este problema".

A pesar de observaciones anteriores del presidente Donald Trump, la primera dama estadunidense Melania Trump y su hija, Ivanka Trump, optaron por mantener la cabeza descubierta ayer en Arabia Saudita, la primera escala de la gira presidencial.

Cabe considerar, sin embargo, que Melania e Ivanka no faltaron a ninguna norma moral ni ley prescrita en Arabia Saudita, dado que la prenda sobre el cabello, llamada niqab, y el tradicional hábito suelto, la abaya, son obligatorios por la ley del país (basada en la legislación islámica, la sharia) solamente para las mujeres sauditas y residentes.

El republicano es el primer dirigente estadounidense que elige Arabia Saudí, o cualquier otro país de mayoría musulmana, para su primer viaje al extranjero, una acción diseñada en parte para mostrar respeto a la región tras meses de dura retórica antimusulmana. Durante la visita de Trump también podría cerrarse un acuerdo armamentístico por más de 100.000 millones de dólares con el gobierno saudí.

Un recibimiento personal por parte del Rey Salman de Arabia Saudita, la cual literalmente no tuvo ni Obama, cañonazos y una aparición de la fuerza aérea fue lo que recibió a Donald Trump en su llegada a Arabia Saudita.

Incluso en Estados Unidos, acostumbrado a las declaraciones de alto calibre de Trump, esta proposición, rápidamente abandonada, causó conmoción. Acompañada de un jersey de cuello redondo en crema y tacones de aguja de la casa Manolo Blahnik. Como accesorio, portaba un cinturón dorado.

"Muchas personas están diciendo que es maravilloso que la señora Obama se negó a ponerse el velo en Arabia Saudita, pero fueron insultados".

En cambio, Trump subrayó en Twitter que para él es "fantástico" poder estar en Riad, una metrópoli situada en el desierto que en este momento sin duda es un lugar más benévolo para él que Washington, donde día a día se revelan nuevos detalles escabrosos de sus aparentes relaciones de complicidad con Rusia.

  • Leon Brazil