México no aceptará aranceles en el TLCAN, Videgaray

El presidente Enrique Peña Nieto, aseguró que el gobierno mexicano recibió de manera positiva la notificación del gobierno de Donald Trump de iniciar oficialmente el proceso para la renegociación y modernización del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

Al respecto Peña Nieto expresó su confianza en que una vez transcurrido los 90 días del aviso al Congreso de Estados Unidos, inicien las mesas de trabajo en las que habrán de analizarse todos los temas que interesan a los tres países.

Miguel Ángel Calderón, director general de Canacintra Juárez asegura que las renegociaciones han generado preocupación entre las empresas porque no se conocen los contenidos que el gobierno mexicano planteará a los norteamericanos.

Asimismo, Videgaray se reunió con el canciller alemán, Sigmar Gabriel, con quien habló sobre la relación bilateral de ambos países, y dónde se dejó claro queAlemania apoya a México en su postura en la renegociación del TLCAN.

"Estoy seguro de que esta modernización beneficiará a nuestro país y a toda la región de América del Norte".

"Es una gran oportunidad de consulta, todos los sectores deben estar involucrados, no hay uno sólo que debe ser excluido de los acuerdos comerciales con Estados Unidos, Canadá o cualquier otro país del mundo", explicó el canciller Luis Videgaray.

"Hoy creemos que el sector energético, el de las comunicaciones debe de ser incluido con una filosofía basada en la libertad económica y en el interés de México y de los mexicanos", agregó.

Expertos en el tema señalan que Canadá y México destinan a Estados Unidos la mayor parte de sus exportaciones por lo que sus respectivas economías sufrirían fuertes daños si Trump sigue adelante con su proyecto de reformar este acuerdo. "Es muy complicado que usted tenga una cadena de valor, como en la industria automotriz, y que vaya a trasladar de un lado a otro", afirmó en Bruselas.

Trump aspira a implementar un TLCAN modernizado, ya que el pasado ha sido un acuerdo comercial poco favorable para Estados Unidos, puesto que a través de su implementación se han perdido empleos, han fugado empresas y talentos, por lo que su renegociación fue una promesa de su campaña presidencial.

Al referirse a la flexibilidad de los esquemas de tipo de cambio en la región, el FMI consideró que en México las fluctuaciones de la moneda obedecieron a la demora en la reestructuración de la petrolera estatal, a cierto deterioro en la percepción acerca de la salud de las finanzas públicas y a la incertidumbre sobre un posible redireccionamiento de las políticas de Estados Unidos.

  • Monte Muniz