Temer da paso atrás y pide suspender investigación en su contra

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, acusó al presidente Michel Temer por corrupción, obstrucción de la Justicia y actuar junto con el senador suspendido Aecio Neves a favor de interrumpir el avance de la investigación de la operación anticorrupción Lava Jato.

"Seguiré al frente del Gobierno", finalizó.

El presidente, en un mensaje a la nación, cuestionó la validez de las grabaciones realizadas por uno de los dueños de la empresa JBS y en la que, según la Fiscalía, Temer avala la compra del silencio de un poderoso diputado preso por corrupción. "Esa grabación clandestina fue manipulada y alterada con objetivos subterráneos", afirmó Temer.

Horas antes del discurso de Temer, el Partido Socialista anunció su decisión de retirarse de la coalición de gobierno y le pidió que renuncie.

El empresario confesó que JBS le ha pagado sobornos a Temer desde 2010, según documentos difundidos hoy por la Corte Suprema, y grabó una conversación hecha pública esta semana que compromete directamente al jefe de Estado.

El mandatario, en el poder de manera efectiva desde el pasado 31 de agosto, dijo que Batista especuló con la moneda brasileña gracias a esa grabación, ya que, según rumores del mercado, compró una gran cantidad de dólares la víspera del escándalo consciente de la fuerte depreciación que sufriría el real.

Para Temer, el dueño de JBS cometió el "crimen perfecto", "engañó a los brasileños" y ahora "vive en Estados Unidos".

Desde que O'Globo reveló las grabaciones, el presidente ha defendido su inocencia y ha dejado claro que no renunciará a su cargo, a pesar de la presión de múltiples sectores para que lo haga. "Hay tanta persecución, tanta acusación que aparece todo el día, que me entran ganas de ser presidente", reiteró Lula, quien convocó a la militancia para la manifestación prevista este domingo en Brasil para pedir la celebración de elecciones directas la Presidencia.

En una entrevista publicada por O Estado de Sao Paulo, Temer dijo que fue víctima de un plan armado por "bandidos que saquearon el país" y "que quieren salir impunes".

Las declaraciones judiciales sostuvieron además que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recibió 50 millones de dólares en sobornos en cuentas en el extranjero, y la exmandataria Dilma Rousseff otros 30 millones de dólares. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

  • Leon Brazil