Temer prepara un nuevo pronunciamiento público — Crisis en Brasil

"Ya recuperamos el PIB, acabamos con la recesión, reducimos la inflación, estamos generando empleo (...) Intentan invalidar nuestro país, pero digo con toda seguridad; Brasil no va a descarrillar, continuaré al frente del Gobierno", zanjó.

Las acusaciones se basan principalmente de delaciones premiadas n de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación JBS, entre ellos sus dueños Joesley y Wesley Batista.

El audio, divulgado el miércoles pasado, compromete a Temer en la operación "compra" de silencios.

Citando un reporte publicado por el diario Folha de S.Paulo, el presidente dijo que su conversación con Joesley Batista fue objeto de una "edición" y que la grabación se incluyó en el expediente "sin una adecuada averiguación".

De hecho, el presidente expresó que no contradijo al empresario cuando este le explica que estaba pagando sobornos o tratando de manipular a fiscales a su favor, porque "pensaba que estaba inventando esa historia" dentro de la "fanfarronería" que le caracteriza. "Gracias a esta grabación, él especuló contra la moneda nacional", señaló.

Batista "está libre y suelto, paseando por Nueva York, y Brasil, que ya había salido de las más grave crisis económica de suhistoria, vive ahora días de incertidumbre", dijo el presidente. "Vamos a pedir la renuncia inmediata del presidente", declaró el dirigente del PSB Julio Delgado, tras una reunión de esa formación en Brasilia.

Este sábado, un aliado pequeño pero a cargo del ministerio de Minas y Energía, decidió retirarle el apoyo.

También le acusa de querer frenar -con la ayuda del senador Aécio Neves, que perdió las elecciones presidenciales en 2014 y fue suspendido de su mandato ayer- la Operación Lava Jato, que amenaza a decenas de políticos del más alto nivel en todo Brasil.

La líder del Partido de los Trabajadores (PT) considera que la crisis política se inició en noviembre de 2014, después de las elecciones que ganó, con el "rechazo de los golpistas" a aceptar el resultado de las urnas, y que se agravó con el juicio político "fraudulento".

Temer aseguró que en el audio queda claro que él no dio luz verde a la entrega de sobornos: "No existe eso en la grabación, aun estando adulterada, y no existe porque nunca compré el silencio de nadie; no obstruí a la Justicia y no hice nada contra la acción del poder judicial", remarcó Temer.

Temer llegó al poder hace un año tras la destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, de quien era el vice, con la intención de completar el periodo 2014-2018.

  • Leon Brazil