Actos contra delegación venezolana en Cancún pasan en un país libre: Videgaray

La actividad denominada Gran Marcha Antimperialista tiene como propósito rechazar la reunión que sostendrá la OEA en la ciudad de Cancún, la cual es incitada por el Departamento de Estado norteamericano como parte de su política antivenezolana.

Lo importante, subrayó, es que se llegue "al diálogo de buena fe" y defendiendo "los valores que nos unen", entre ellos "la defensa de la democracia representativa como la única forma de Gobierno para el continente americano".

Venezuela es sacudida por cotidianas protestas callejeras desde el 1 de abril, luego de que el Tribunal Supremo minara los poderes del Legislativo, las cuales se recrudecieron tras el llamado del presidente Nicolás Maduro a una Asamblea Constituyente. Hasta el momento se reportan más de 70 muertos en esas manifestaciones.

Entre las soluciones propuestas por la OEA están realizar elecciones libres y democráticas, liberar a todos los presos políticos, abrir un canal humanitario para resolver la falta de medicinas y de alimentos.

"Indistintamente de lo que de aquí salga, Venezuela no lo va a avalar", apuntó la canciller ante el resto de representantes de los países miembros de la OEA.

Un manifestante opositor venezolano, que pidió no ser identificado, aseguró que una decena de ellos estuvo cerca del hotel sede del encuentro y que se limitaron a mostrar pancartas y lanzar consignas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro desde las vallas de seguridad instaladas por guardias presidenciales.

El canciller mexicano indicó que la delegación venezolana es bienvenida en Cancún y celebró que Venezuela no haya abandonado los espacios del organismo regional.

Sin embargo, Videgaray restó importancia a la denuncia al señalar que "no fue un incidente que resultara en daños para nadie, fue de carácter verbal".

La misión de los cancilleres es adoptar una resolución de consenso a partir de dos proyectos opuestos.

Los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom), que durante años se han beneficiado de las entregas subsidiadas de petróleo venezolano, proponen que la solución de la crisis venezolana sea "interna" y "basada en un diálogo" entre gobierno y oposición.

Así, sería necesario que nueve naciones se sumaran al grupo de los 14 promotores de la mediación de la OEA en la crisis venezolana (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay). "El tema en Venezuela va a continuar porque la crisis en Venezuela tampoco se va a detener hoy".

  • Leon Brazil