Cuba jamás negociará con EUA "bajo presión": canciller

En un discurso en Miami en el que presentó su nueva política hacia Cuba, Trump firmó una directiva que revierte parte de la histórica apertura del expresidente Barack Obama al país de gobierno comunista después del hito diplomático alcanzado en el 2014 por los viejos enemigos de la Guerra Fría.

Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.

Especificó que se prohibirán los viajes individuales, aunque serán mantenidos los desplazamientos en grupos, previa presentación a la OFAC "del programa completo de actividades" para "apoyar a la sociedad civil en Cuba o promover la independencia del pueblo".

La OFAC también expresó que "en consonancia con el interés de la administración (Trump) de no afectar negativamente a los estadunidenses por organizar viajes legales a Cuba, cualquier acuerdo relacionado con viajes que incluya transacciones directas con los servicios militares, de inteligencia o seguridad (...) será permitido, siempre que dichos arreglos se hubieran iniciados antes de la emisión de los próximos reglamentos".

Los estadunidenses estiman que 80% del sector turístico está bajo control de empresas estatales vinculadas a las fuerzas armadas cubanas.

En un evento, en el que rindió tributo a varios de los opositores cubanos, algunos de ellos presentes como Ángel de Fana, Cary Roque y Jorge Luis García Pérez, "Antunez", Trump enumeró las condiciones de su Gobierno para retomar el deshielo emprendido por su predecesor, el presidente Barack Obama.

"Ahora que soy presidente, Estados Unidos denunciaré los crímenes del régimen de Castro", dijo, además de denunciar los sufrimientos de los cubanos "durante cerca de seis décadas".

Trump precisó que el cambio de política contempla su apoyo al embargo comercial y financiero estadounidense a la isla y la oposición a las peticiones internacionales de que el Congreso lo levante. El mandatario agradeció al exilio cubano por ser la "voz de los que no la tienen" y dijo que, con ello, hacen la diferencia en la lucha para acabar con la persecución y como una "ideología depravada" como la que hay en Cuba.

Dijo que "el comunismo ha destruido todas las naciones donde ha sido implementado", y afirmó que su cambio de política es el cumplimiento de su promesa que hizo el año pasado.

El expresidente mexicano Vicente Fox, cuyo gobierno tuvo fuertes roces con el ya fallecido Fidel Castro, censuró la decisión de Trump y la atribuyó a "cubanos malagradecidos que no quieren que su país avance" y que aportaron dinero a la campaña del hoy presidente.

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.

  • Leon Brazil


EN CASO QUE TE LO HAYAS PERDIDO