Donald Trump anuncia endurecimiento de la política de Estados Unidos hacia Cuba

Sin embargo, ya desde la campaña electoral de 2016 Trump se comprometió a revisar la política hacia Cuba. Según el Miami Herald, "los cambios tienen como objetivo agudizar el flujo de efectivo al gobierno cubano y presionar a sus líderes comunistas para que crezca el incipiente sector privado de la isla".

Los viajes y las remesas enviadas por los cubanoamericanos tampoco serán afectados.

Su correligionario Jerry Moran, senador por Kansas, se refirió a la política del mandatario de poner a Estados Unidos primero, y consideró que, en el caso de su territorio y la comunidad agrícola del país, eso significa exportar sus producciones a naciones de todo el mundo.

Esta iniciativa debe ser vista en un contexto de marcados contrastes.

Una puerta a dreamersEl gobierno de Donald Trump anunció ayer que no deportará a los dreamers, los jóvenes extranjeros que llegaron de niños a Estados Unidos sin papeles.

Derechos de autor de la imagen Reuters Image caption El presidente habló de la "opresión comunista" que prevalece en la isla y anunció una política más dura hacia Cuba. Para el abogado Pedro Freyre, el escenario creado por el restablecimiento de relaciones no deberá sufrir cambios fundamentales.

Las medidas de Trump entrarán en vigor dentro de 90 días. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado. De acuerdo con esa carta, "millones de cubanos" se han beneficiado de esa reaproximación por el crecimiento en los sectores de hotelería, restaurantes y hasta desarrollo de software.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente. "Deberíamos buscar nuevas formas de actuar juntos".

En un discurso pronunciado en Miami, Florida, el mandatario estadounidense dio marcha atrás a la política de acercamiento iniciada por su predecesor Barack Obama, cancelando los viajes particulares y los negocios de estadounidenses con empresas administradas por las Fuerzas Armadas de la isla, entre otras restricciones, aunque se abstuvo de cerrar la embajada de Washington en La Habana.

Otros cambios anunciados por la Casa Blanca incluyen la prohibición de los viajes individuales para hacer contactos con el pueblo cubano, conocidos en inglés como "people to people travel", y la posibilidad de auditoría a todos los estadounidenses que visiten Cuba para comprobar que no violan las sanciones de Estados Unidos, reportó la agencia de noticias EFE.

  • Monte Muniz