Emmanuel Macron consiguió la mayoría absoluta en el Parlamento — Elecciones en Francia

Macron cumple con los pronósticos y logra la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional.

El movimiento centrista del presidente Emmanuel Macron saboreaba este lunes la victoria conseguida la víspera en las elecciones legislativas, que transforma el paisaje político en Francia y le deja vía libre para implementar sus reformas socioliberales.

La jornada estuvo marcada por la mayor abstención de toda la historia de los comicios que inició en 1958 con la proclamación de la actual quinta República.

LREM y su aliado centrista MoDem arrasaron el domingo pasado en la primera vuelta, con 32.2 por ciento de los sufragios emitidos, muy por delante de la derecha (21.5 por ciento), la extrema derecha (13.2 por ciento), la izquierda radical (13.7 por ciento) y el Partido Socialista (9.5 por ciento).

Según el profesor de Derecho Constitucional Didier Maus, "se descartó todo lo que representaba un sistema anterior y se está intentando otra cosa". Los resultados indican que cerca de 60% de los escaños serán renovados: la Asamblea Nacional de Macron tendrá más jóvenes, más mujeres, más integrantes de la sociedad civil, más empresarios y menos políticos de carrera. Esto representa un desafío para Macron quien deberá lograr el orden y la fidelidad de los nuevos parlamentarios.

La nueva Asamblea Nacional empezará por votar tres proyectos de ley: uno sobre la moralización de la vida pública, tras una campaña por diferentes escándalos político y financieros; otro para reforzar las medidas de seguridad contra el terrorismo; y un tercero sobre la reforma del código del trabajo.

Los franceses han otorgado, con un gran bostezo, todo el poder a Emmanuel Macron.

Al contrario, los partidos de la oposición quedaron completamente disminuidos.

Por detrás de LREM quedarían Los Republicanos y sus aliados de la Unión de Demócratas e Independientes (UDI), pero con entre 70 y 90 diputados, según la última proyección de OpinionWay, lo que les situaría como la principal fuerza de la oposición. La mayoría absoluta se sitúa en 289 escaños.

Por su parte, el partido socialista, titular del ejecutivo del pasado periodo, consumó 5 años de decepciones con una apabullante derrota, pasando de 314 escaños en 2012, a apenas 33.

Tampoco le irá mejor al Frente Nacional, que aspira a un máximo de cinco diputados, ni a la Francia Insumisa del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que busca unos 15.

Por eso, el flamante primer ministro designado por Macron, Edouard Philippe, respiró tranquilo y agradeció la confianza de la mayoría de los franceses.

Un tercer sondeo realizado por la firma Elabe arrojaba una mayoría más sólida, al estimar entre 395 y 435 escaños para la alianza del presidente, pero más tarde redujo la proyección a entre 373 y 403 puestos.

  • Leon Brazil