Gobierno debe investigar espionaje, exigen periodistas y activistas — MÉXICO

El Gobierno del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto podría haber expiado a periodistas, defensores de los derechos humanos y activistas anticorrupción, esto de acuerdo con una investigación del diario estadounidense The New York Times que fue revelada este lunes en su versión digital.

La empresa que fabrica el programa, NSO Group, de origen israelí, afirmó que vende la herramienta a gobiernos con la condición de que sea utilizado para combatir el terrorismo, grupos criminales y carteles de droga. "Se ha documentado su adquisición por al menos tres dependencias en México: la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN)", indica el reporte elaborado por las organizaciones Artículo 19, R3D y Social TIC, con asesoría técnica de Citizen Lab de Canadá.

Asimismo, ese medio de comunicación resaltó que de acuerdo con el estudio el uso de ese software no cumple con el principio de legalidad, ni persigue un fin legítimo, además de que no contó con la autorización de un juez, por lo que los atacantes cometieron delitos graves.

El informe expone nuevos casos de espionaje a periodistas y activistas con el malware Pegasus.

El funcionario señaló que para "el gobierno de la República, la privacidad y el respeto a los datos personales de todos los individuos son valores inherentes a nuestra libertad, democracia y Estado de derecho". Sin embargo, los expertos del 'NYT' han llegado a la conclusión de que se trata de las autoridades porque el software sí deja ver en qué momento actúa sobre el objetivo. Carmen Aristegui en 2015 empezó a recibir mensajes de texto de números desconocidos, en los cuales le urgían a que diera clic a un enlace. Puede también utilizar el micrófono y la cámara de los teléfonos para realizar vigilancia. Del IMCO, Juan Pardinas y Alexandra Zapata.

Los intentos de espionaje incluso han alcanzado a los familiares.

.

"Después de pensarlo no me parece un asunto menor, ni siquiera en un contexto tan violento porque por el espionaje se abre la puerta para que lleguen más lejos: la intimidación, el acoso, la censura, los despidos, las golpizas, los levantotes, los secuestros, las desapariciones, los asesinatos, la impunidad que favorece que nada de esto se investigue, que nada de esto se castigue".

  • Leon Brazil