Increparon al ministro de Justicia en un acto en la ex ESMA

Hasta allí fue un grupo de trabajadores. "Denunciamos que, a la violencia económica de sueldos por debajo de la línea de pobreza, se suma ahora la violencia física a trabajadores y trabajadoras en un Espacio para la Memoria", añadió el sindicato. El consejo directivo de ATE en Buenos Aires repudió la violencia ejercida hacia integrantes de la junta interna gremial del Ministerio de Justicia que se encontraban en las puertas del edificio del Archivo Nacional de la Memoria con la intención de solicitarle una reunión a Garavano. Estos trabajadores pertenecen al Estado y no están tercerizados, como ocurre en otros ministerios. "Es el negocio de ellos porque quieren volver a poner una empresa tercerizada para limpieza".

Este reclamo ya lleva tres meses. La gente de ATE debería reflexionar de lo que hizo y pedir disculpa a las 300 personas que estuvieron.

"Venimos de reunión en reunión, todas dilatorias".

A 40 minutos de la Ex Esma, Macri y Vidal terminaban una visita de campaña en una librería de barrio de Tigre.

Frente al escándalo que amenazaba difundirse inmediatamente por las redes, Garavano prometió a los manifestantes una reunión para el lunes a las 11.

Asimismo, señaló que “lamentablemente dos empleados del Ministerio de Justicia han hecho denuncias por lesiones que sufrieron por la agresión de estos que dicen ser representantes gremiales y también se ha hecho una denuncia en la fiscalía norte de la Ciudad por el delito de daño agravado, porque destruyeron el lugar”.

Garavano, el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj y el jurista Ricardo Gil Lavedra, presentaban el eje de Derechos Humanos del programa "Justicia 2020" cuando un grupo irrumpió por la fuerza y obligó a suspender el acto, mediante bombos, gritos e insultos al ministro y demostrando su enojo por el aumento paritario del 20% que acordó el Gobierno con los estatales de UPCN.

Luego de que se conocieran los incidentes en la ex ESMA que involucraron al ministro de Justicia, Germán Garavano y a Flavia Champa, secretaria del responsable del Archivo General de la Memoria, la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) manifestó en un comunicado su repudio a los improperios racistas, xenófobos y denigrantes que vertió la funcionaria.

En respuesta a las demandas de los manifestantes, Garavano les propuso "trabajar la vía del diálogo para el planteo de reclamos, en lugar de recurrir a ésta metodología".

El funcionario nacional, por su parte, comentó tras el incidente que "nada justifica la violencia" y responsabilizó por el hecho a la agrupación kirchnerista "La Cámpora".

  • Leon Brazil