Londres: aumentan a 30 los muertos en el incendio de edificio

- La cantante Adele visitó a los damnificados del devastador incendio que devoró en cuestión de minutos un edificio de departamentos de 24 pisos en el que al menos 17 personas murieron y decenas continúan desaparecidas.

Los bomberos informaron que el avance dentro de la edificación será lento y que es necesario inspeccionar cada rincón, sin embargo, dejan por sentado que no queda nadie con vida.

El bloque de viviendas fue construido en 1974 en una sección obrera del riquísimo distrito de Kensington y Chelsea, a escasa distancia del barrio bohemio y animado de Notting Hill. "El proceso va a ser muy largo" y podría durar semanas o incluso meses, añadió.

Según una asociación de ayuda a Siria, uno de los fallecidos identificados es Mohamed Alhajali, un refugiado sirio de 23 años que vivía en el decimocuarto piso del edificio y estudiaba ingeniería civil en la universidad de West London.

Omar, el hermano mayor de Mohammed y que estaba en el mismo apartamento cuando se declaró el incendio, logró sobrevivir.

Las calles de los alrededores están llenas de pósters con fotos de los desaparecidos, colgadas por amigos y familiares.

Un hombre lanzó una botella de plástico a Khan, que fue constantemente interrumpido por la gente cuando trataba de hablar con la prensa.

May ha prometido que se llevará a cabo una investigación oficial para esclarecer "a fondo" la causa del siniestro.

Solo el laborista Jeremy Corbyn, que estuvo un rato consolando a una madre, fue bien recibido.

En este sentido, consideró que "es horrible que en este país, en este siglo, ocurra este tipo de incidente" y remarcó que el Ejecutivo "no puede permitir que algo así suceda de nuevo".

Los vecinos habían denunciado en numerosas ocasiones que el edificio no estaba preparado para un incendio, y la velocidad a la que se propagó el fuego ha sido relacionada con un revestimiento instalado en una renovación en 2016 y que pudo haber actuado como una chimenea.

El edificio, que albergaba viviendas de protección social -ofrecidas a personas con pocos recursos- empezó a arder a primera hora del miércoles, lo que generó escenas de pánico, con residentes atrapados y otros que, desesperados, saltaban al vacío o arrojaban a sus bebés por las ventanas ante la perspectiva de una muerte segura.

Algunos diarios británicos han asegurado que algunos de los sobrevivientes buscan realizar una demanda conjunta a la constructora que realizó los trabajos de remodelación del edificio, ya que anteriormente ya les habían hecho llegar una queja de que no contaban con irrigadores de agua y además de que las alarmas de fuego no funcionaban correctamente.

  • Leon Brazil