Nadal faltará en Queen's y reaparecerá en Wimbledon

El logro del español de 31 años de edad cobra más importancia, porque su título en Roland Garros significó el Grand Slam número 15 de su carrera, superando los 14 del legendario Pete Sampras, y colocándose a tres de distancia del suizo Roger Federer.

El tenista mallorquín, que desde hoy saltará al puesto número 2 del ranking mundial, festejó su 15to.

Nadal aseguró que en cada partido intenta "dar lo mejor", pero reconoció que cuando entra en la Philippe Chatrier su sensaciones "son especiales, difíciles de comparar".

El juego del español rozó la excelencia, como sucedió durante toda la quincena, para derribar a los detractores que lo daban por acabado después de pasar dos temporadas sin vencer en París.

Históricamente, los íconos de este deporte sobresalen en un tipo de superficie, pues su juego se adapta mejor a las pistas rápidas o lentas. Wawrinka nada pudo hacer ante el arrollador Nadal.

El español conquistó su décimo Roland Garros contra todo pronóstico y escribió su nombre en la historia del tenis al sumar su décimo Gran Slam en Francia.

Aun partiendo como favorito, el partido se presentaba como un duro enfrentamiento frente a Stan Wawrinka, campeón de Roland Garros en 2015. El sueco ganó 6 veces Roland Garros y 30 de sus 64 campeonatos sobre el polvo de ladrillo.

Con una melena que llegaba a los hombros, camiseta sin mangas, 19 años recién cumplidos y un bíceps gigantesco ganó por primera vez en París.

Toni Nadal dejó claro que si su pupilo participa en el torneo londinense es porque cree que tiene opciones de victoria. El suizo volverá a la acción en Stuttgart esta semana tras permanecer al margen en la temporada de tierra batida y prepararse para Wimbledon. En el conteo se lee: Uno es difícil, dos es impresionante, tres es tres veces más difícil, cuatro es increíble, cinco es legendario, seis es de libro de récords, siete reescribe la historia, ocho es inaudito, nueve es algo ridículo, diez es Rafa.

  • Ricardo Clara