Portugal lucha por controlar el incendio más mortal de su historia

Pero "seguramente encontraremos más víctimas", añadió el jefe de gobierno, visiblemente conmovido por la tragedia luego de una visita al sitio del incendio.

Al menos 19 personas han muerto en el incendio declarado este sábado en el término municipal de Pedrógão Grande, en el centro de Portugal, en el que han resultado heridas una veintena de personas, entre ellas, algunos bomberos.

"Estoy conmocionado y horrorizado por la cantidad de vidas que se cobraron hoy los devastadores fuegos en la región de Pedrógão Grande en Portugal", dijo Guterres en un comunicado remitido por su portavoz.

Sin causas claras hasta el momento, el incendio se originó en la noche del sábado en los alrededores de la localidad ubicada en el centro del país luso, a unos 200 kilómetros de la capital Lisboa, con un saldo provisorio de 57 muertos, muchos de ellos atrapados en sus autos, y 59 heridos.

Más de 680 efectivos estaban combatiendo las llamas en Pedrógão con el apoyo de unos 220 vehículos el domingo por la mañana; muy cerca de allí, en Góis, estaban luchando contra el incendio otras 390 personas y unos 120 vehículos.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, se solidarizó con las víctimas, aplaudió el trabajo de los bomberos, activó el mecanismo de protección civil e informó que la ayuda llegará.

La Policía judicial descarta el origen criminal del incendio e investiga la posibilidad de que las llamas fueran consecuencia de una tormenta seca, tal y como aseguran diferentes medios lusos, es decir, relámpagos sin lluvia en una zona afectada por la sequía y las altas temperaturas.

La peor escena se vivió en una carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, donde 18 personas, entre ellas "familias enteras", según Gomes, perecieron en sus coches. Francia garantizó ya el envío de tres aviones y también España se comprometió a enviar otros.

  • Leon Brazil