Primeros resultados dan la victoria al partido de Macron en legislativas

A su vez, el senador Konstantín Kosachov, presidente del citado comité, considera que con la victoria de los partidarios de Macron todo solo acaba de empezar, pues la principal incógnita ahora es cómo implementará su programa electoral que, en opinión de Kosachov, es "bastante amorfo y en cierta medida, populista".

De acuerdo con los primeros datos oficiales y las estimaciones de los institutos de sondeos, solamente entre el 42 y el 43 por ciento de los franceses con derecho a votar sufragaron este domingo. Para gobernar Macron no necesitará del partido de su ministro de Justicia, François Bayrou, los centristas del Modem, con los que se alió en las presidenciales.

De esta manera, Macron consiguió la mayoría necesaria para poner en marcha las reformas económicas y sociales que las prometió durante la campaña electoral.

La primavera francesa -un periodo en el que tuvieron lugar cuatro elecciones entre el 23 de abril y el 18 de junio- llega a su fin con la consagración de Macron, quien gobernará con una oposición dividida en el Parlamento y con los dos partidos tradicionales -el Partido Socialista (PS) y la derecha de Los Republicanos- en crisis y con un papel secundario en la Asamblea Nacional.

Pero también será complicado porque su mayoría de diputados lo son por primera vez.

Francia Insumisa y sus aliados comunistas obtendrían una treintena de diputados, mientras que el Frente Nacional, se sitúa en lo alto de la horquilla que le quedaba tras la debacle de la primera vuelta, y obtendría unos ocho escaños, entre ellos el de su líder, Marine Le Pen. (.) Los franceses han elegido dar una oportunidad al presidente y no han dejado opciones a sus adversarios. "Pero su triunfo esconde un lado artificial porque su imponente mayoría no refleja la realidad social del país", dijo. Una de ellas será ocupada por el propio Mélenchon.

Muchos de los candidatos que obtuvieron bancos parlamentarios nunca habían ocupado un cargo público.

Esta mayoría tendrá una misión: tomar acción para Francia. Habrá una mayoría con una oposición. "Eso es una buena noticia". El veredicto de las urnas es claro.

La izquierda radical de Jean-Luc Melenchon y los comunistas conseguirían entre 23 y 29 legisladores. "Nuestro pueblo entró en una forma de huelga general cívica", sentenció el dirigente. "Nosotros seremos los voceros de millones de franceses fieles a su historia y el sostén de los más débiles", afirmó la líder de extrema derecha y ahora diputada electa en una entrevista televisiva, citada por el diario Le Monde.

En ese sentido aseguró "combatiremos con todas nuestras fuerzas los proyectos del Gobierno dictados desde Bruselas", al tiempo que citó como principales caballos de batalla la subida de impuestos, la política migratoria y los tratados internacionales de librecambio.

  • Monte Muniz