Pueblos del mundo rechazan políticas de Trump contra Cuba

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, hizo un llamado este viernes a los pueblos de América Latina y el Caribe a mantener la unión y solidaridad con Cuba, tras las amenazas de Trump en recrudecer las políticas contra la isla, reseñó Telesur en su sitio web.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, mediante presiones e imposiciones o métodos más sutiles, estará condenada al fracaso, insistió el gobierno de La Habana. "No levantaremos las sanciones a Cuba hasta que estén libres todos los presos políticos, hasta que se respete toda la libertad, hasta que legalicen a todos los partidos políticos y, por último, hasta que tengan elecciones libres y supervisadas a nivel internacional", indicó Trump, en alusión a las condiciones de su administración para firmar un nuevo acuerdo con la isla.

Aunque el anuncio no es una regresión total del acercamiento a Cuba, apunta a los viajes y el acercamiento económico entre los dos países, que floreció en el corto tiempo desde que restauraron sus relaciones. Según Trump, la flexibilización del embargo a Cuba anunciada por su antecesor "no ha ayudado al pueblo cubano y solo ha enriquecido al régimen cubano".

También continuarán los viajes a la isla en vuelos regulares y cruceros a la isla, no se restituirá la política "pies secos - pies mojados", no volverá a incluir a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo y los cubanoamericanos podrán seguir visitando a la isla y enviando dinero a sus familiares.

En el caso del fin de los viajes individuales en la categoría "contacto pueblo a pueblo", la prohibición no tendrá efecto hasta que se den a conocer las nuevas regulaciones de la OFAC, que sí mantendrá los viajes "people to people" en grupos, bajo la supervisión de la organización que los auspicie.

El objetivo del nuevo gobierno de Washington es aplicarle un duro golpe a las finanzas de La Habana y, por ese motivo, adoptará una serie de medidas que afectará tanto a los negocios militares como al turismo.

"No permaneceremos más en silencio frente a la opresión comunista".

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura. Solo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos, donde los legisladores, en especial aquellos de ascendencia cubana como el senador republicano de Florida Marco Rubio, no han mostrado interés en hacerlo. "Ustedes escucharon ese juramento y salieron a las urnas y votaron y aquí estoy yo, como les prometí... es mejor para Estados Unidos tener libertad en el hemisferio, en Cuba y en Venezuela", agregó el presidente, antes de describir las implicaciones de su acción ejecutiva.

  • Leon Brazil