Tillerson cancela viaje a México; asistiría a asamblea de OEA en Cancún

La Organización de Estados Americanos (OEA) celebrará la segunda sesión de la reunión de cancilleres sobre Venezuela el día 19 de junio en Cancún (México), antes de la inauguración formal de la Asamblea General.

Este evento que se realizará desde el 19 al 21 de junio de junio, espera reunir a representantes de los 34 países miembros, 72 observadores permanentes, invitamos especiales, representantes de las Organizaciones de la Sociedad Civil y otros actores.

La sesión del lunes retoma ese encuentro, que se celebró el pasado 31 de mayo en Washington y tuvo que suspenderse tras cinco horas al constatar que no había acuerdo posible entre las dos propuestas de resolución presentadas.

La del Caribe pidió al gobierno venezolano reconsiderar su decisión de retirarse de la OEA, urgiendo el establecimiento de un nuevo proceso de diálogo y negociación entre gobierno y oposición, aunque condicionó al beneplácito de este último la instalación de un grupo de acompañamiento de ese proceso.

Moncada se pronunció en este sentido después de que la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denunciara en Twitter al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y al canciller mexicano, Luis Videgaray "por las agresiones y ataques" contra Moncada y la embajadora Carmen Velásquez.

A través de un comunicado, la Cancillería explicó que en la cita continental, que este año tiene como tema principal "Fortaleciendo el diálogo y la concertación para la prosperidad", se abordarán, entre otros temas, la situación política y social de Venezuela.

En tanto que para el próximo miércoles, continuarán con el debate general (de ser necesario) sobre la cuestión de las Islas Malvinas, y la realización de panel sobre Estado de Derecho, Derechos Humanos y Democracia, y otro, sobre Seguridad Multidmensional.

En el concierto de naciones -con muy contadas y desatinadas excepciones como la asumida por el gobierno de Bolivia- parece haberse impuesto ya el convencimiento de que la situación interna de Venezuela puede afectar la estabilidad de otros países de la región y derivar en una crisis humanitaria sin precedentes.

En los desplegados se podían leer mensajes como; "OEA, no nos des la espalda", "OEA, Venezuela depende de ti", "En Venezuela hay hambre, no se hagan los cómplices" y "Su complicidad, nuestra esclavitud".

  • Monte Muniz