"Trump busca privar de recursos al aparato militar cubano" — Carlos Alberto Montaner

Donald #Trump ha dicho basta al acuerdo firmado por el presidente saliente Barack Obama.

El mandatario habló en Miami, hasta donde llegó este viernes para anunciar su nueva política hacia Cuba.

Se ganó su favor cuando, antes de las elecciones, visitó Miami y prometió dar marcha atrás a algunos aspectos de la política de Obama.

Tras anunciar la reversión de la apertura diplomática durante un discurso en Miami, el mandatario norteamericano dijo que Cuba había obtenido demasiadas concesiones de Estados Unidos por un acuerdo "equivocado", pero que "ahora esos días han terminado". La nueva política de Washington intenta reducir drásticamente el flujo de dinero que le llega al gobierno cubano y presionarlo para que permita un mayor desarrollo del sector privado.

Ese reclamo implica además, agregó, la devolución a Cuba del territorio de la Base Naval de Guantánamo, el fin del financiamiento a programas subversivos por parte de Washington, y la indemnización a la nación caribeña por los daños causados por el bloqueo. Cualquier mejora en las relaciones políticas con la isla dependerá de la voluntad del régimen de Raúl Castro de mejorar la vida de los cubanos, incluyendo la aprobación de leyes en defensa de los derechos humanos, así como la asunción de pasos para asegurar la libertad económica y política.

Los gobiernos de Venezuela, Rusia, Bolivia y Canadá manifestaron su solidaridad con Cuba y criticaron la decisión del presidente estadunidense Donald Trump de suspender parcialmente la política de acercamiento entre Estados Unidos y la isla.

"Volvió a amenazar (Trump) que pronto ellos van a tomar Cuba y van a derrotar al gobierno de Cuba". Y no se va a reinstaurar la política de "pies secos, pies mojados", que garantizaba residencia a los cubanos que lograban pisar suelo estadounidense y que Obama eliminó poco antes de dejar la Casa Blanca.

Reafirma la vigencia del embargo de EEUU contra Cuba y se opone a las presiones de Naciones Unidas y otros foros internacionales por eliminarlo.

No "interrumpirá" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

"Nuestra política buscará el mejor acuerdo para el pueblo cubano y el de Estados Unidos".

Negocios. Uno de los cambios más importantes de Trump es la prohibición de llevar a cabo transacciones con el Grupo de Administración Empresarial, S.A. (GAESA), la empresa de las Fuerzas Armadas cubanas que controla alrededor del 60 por ciento de la economía cubana. Se busca de esta manera reducir considerablemente el ingreso de dinero a las arcas del régimen cubano.

"Yo tengo un 85 % de turismo estadounidense (en mi restaurante), o sea, para mí esto es devastador", aseguró a Efe Niuris Higueras, dueña de la conocida "paladar" Atelier. Según las autoridades de la isla, en el 2016 la cifra de visitantes estadounidenses aumentó el 74 por ciento con respecto al 2015.

  • Gilberto Valderrama