Trump fortalece a radicales y debilita a moderados en Cuba

Asimismo, "los dos líderes reafirmaron su fuerte compromiso en la relación bilateral entre Estados Unidos y Perú" y hablaron "de la terrible situación en Venezuela".

El presidente estadunidense anunció el viernes pasado su decisión de cancelar el acuerdo con Cuba alcanzado por el gobierno de su antecesor Barack Obama.

En las declaraciones el ministro expresó que las medidas anunciadas por el presidente norteamericano en la ciudad de Miami dañarán al pueblo cubano, y afectarán especialmente a los sectores con los cuales el Gobierno de este país señala tener más interés en relacionarse.

Según lo anunciado la semana pasada, el presidente estadounidense pretende prohibir el comercio con empresas controladas por el Ejército cubano y el ministerio del Interior, y eliminar los viajes individuales de ciudadanos estadounidenses a Cuba.

La declaración cubana opina que el presidente estadunidense ha estado otra vez "mal asesorado", al tomar decisiones que favorecen los intereses políticos de una "minoría extremista" de origen cubano residente en el estado de Florida, que por "motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo". "Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar", dijo un comunicado de la cancillería local. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

"Eso es lo que Trump ahora intenta corregir", escribió el escritor en una columna en la que recuerda que al cabo de casi 60 años "la revolución cubana continúa siendo enemiga de los ideales e intereses de Estados Unidos" y por ello el jefe de Gobierno de la isla, Raúl Castro, "no ha renunciado a la confrontación".

Medios locales de comunicación en la región, incluso en Estados Unidos, coinciden en que el discurso del mandatario estadounidense fue un regreso a las prácticas de la Guerra Fría.

Cuba denunció el endurecimiento del embargo estadounidense con las nuevas restricciones dictadas por Donald Trump pero reiteró su voluntad de continuar el diálogo "respetuoso" con Washington.

"Como establece la Constitución de la República de Cuba, jamás negociaremos bajo presión o amenaza", dijo Rodríguez en conferencia de prensa, subrayando que su país tampoco "realizará concesiones inherentes a su soberanía e independencia".

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.

  • Leon Brazil