Un incendio en Portugal dejó al menos 57 muertos

Una ola de incendios sacudió Portugal el año pasado y devastaron más de 100.000 hectáreas de su territorio continental.

En un comunicado, el gobierno portugués destacó que la medida entra en vigor de manera inmediata, según un reporte de la agencia estatal de noticias Lusa.

La investigación policial en curso, apunta como principal causa de la tragedia al impacto de un rayo en un árbol seco que podría haber desatado el voraz incendio, según informaron fuentes de la Policía Judicial (PJ) lusa.

"Muchos murieron en sus coches mientras intentaban huir de las llamas", destacó Gomes en declaraciones a la prensa para dar una actualización sobre los incendios, que siguen activos hasta esta tarde pese a los esfuerzos de cientos de bomberos para combatirlos.

No obstante, Gomes subrayó que las autoridades están "preocupadas" por los vientos cruzados que empiezan a soplar en la zona, ya que eso conlleva que se entre "en un escenario exactamente igual" al que provocó este sábado la rápida propagación del fuego.

Las imágenes más dantescas son precisamente las que muestran cómo ha quedado la carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, con numerosos vehículos totalmente calcinados. "No parece real, es fuera de este mundo (...) Es un infierno auténtico, nunca hemos visto nada como esto", comentó, por su parte, el alcalde de Pedrógão Grande, Valdemar Alves. El incendio se encontraba unos 150 kilómetros (93 millas) al norte de Lisboa, señaló Gomes.

El incendio forestal, que se extendió debido a las altas temperaturas y el viento, causó un gran desastre, redujo a cenizas el terreno forestal en gran medida y se expandió hasta las casas en la zona. El verano de 2003 es el más catastrófico de la historia con cerca de 425.000 hectáreas destruidas.

En 2003, varios incendios dejaron una veintena de muertos.

Los esfuerzos durante la noche se concentraron en evitar que el fuego se aproximase a las varias aldeas cercanas, que no están en situación de riesgo, aseguró el secretario de Estado. Miles de bomberos, con ayuda de hidroaviones franceses, españoles y croatas, se movilizan en todo el país, con una media de 250 a 300 nuevos focos cada día.

  • Leon Brazil