Warriors ganó el segundo juego a Cavaliers

Este miércoles retomarán las acciones en Cleveland, lugar en el que LeBron y compañía buscarán un triunfo que los mantenga con posibilidades de volver desde atrás y no permitir que Golden State los ponga contra las cuerdas, con el recuerdo aún fresco de la remontada en las finale de 2016, serie que llegó a estar 1-3 a favor de los de Oakland, pero que terminó llevándose los Cavaliers, al ganar los últimos tres compromisos seguidos.

Durant agregó en su espectáculo en la repleta Oracle Arena ocho rebotes, igual número de asistencias, 14 tiros de campo de 26 realizados, para un efectividad del 53.8 por ciento; en tanto Curry sumó seis balones atrapados, 10 pases para anotación y 11 lances de campo anidados, de los cuales seis fueron de tres unidades.

James terminó con 28 puntos, 15 rebotes y ocho asistencias un día después de haber tenido que lidiar con un acto de intolerancia fuera del mundo del basquetbol.

Golden State está a mitad de camino de recuperar su corona de la NBA, la que perdió a manos de Cleveland en la pasada temporada.

Esta es la tercera final consecutiva que disputan estos dos equipos con éxitos repartidos, ya que los Warriors se consagraron campeones en 2015 y los Cavaliers lo hicieron el año pasado.

Los Golden State Warriors comienzan mandando en las Finales de la NBA 2017 al vencer por 113-90 a los Cleveland Cavaliers en el primer encuentro de la serie.

Klay Thompson dejó atrás una baja ofensiva en la postemporada y anotó 22 puntos, incluidos cuatro triples, aunque jugó mejor a la defensiva y logró siete rebotes para los Warriors, que acertaron 18 de 43 lanzamientos de larga distancia. Kyrie Irving lo ayudó con 24 y Kevin Love con otros 15.

La dupla de Curry y Kevin Durant puso a los Warriors a dos victorias de la conquista del título. Otra vez los Cavs se desdibujaron en el tercer capítulo, de nueva cuenta los Warriors de la mano de Stephen Curry bombardearon el aro de Cleveland en este cuarto mientras los de Tyronn Lue no tenían respuesta para el ataque de los locales.

  • Ricardo Clara