Advierten que EE.UU. está "listo para el combate" con Norcorea

Aunque sus seguidores lo apoyaron por sus comentarios sobre cómo enfrentar al enemigo, ahora el 75 por ciento de la población teme a una posible guerra con Corea del Norte, porque la amenaza podría alcanzar ciudades como Los Ángeles y Nueva York.

El director de la CIA, Mike Pompeo, dijo el domingo que Corea del Norte desarrolla "a ritmo alarmante" su capacidad para lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos, pero relativizó la inminencia de una confrontación militar con Pyongyang.

"Creo que los estadounidenses deben dormir bien, sin tener ninguna preocupación sobre esta particular retórica de los últimos días", dijo el jefe de la diplomacia de Washington, Rex Tillerson, tras justificar el "mensaje fuerte" del presidente Trump, "en un lenguaje que Kim Jong-un pueda comprender".

Yoshihide Suga, portavoz del gobierno japonés, dijo esta semana que Japón "jamás podrá tolerar" las provocaciones de Corea del Norte y agregó que las fuerzas armadas de su país tomarían "medidas". "Las soluciones militares están listas para ser desplegadas si Corea del Norte actúa de forma imprudente", escribió el mandatario. "Nadie quiere una solución pacífica tanto como el presidente Trump, se los puedo asegurar", remarcó.

Algo que llama mucho la atención es que Corea del Norte decidió esta vez anunciar los detalles de sus planes de lanzar misiles a las aguas cercanas a Guam.

Por otra parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, consideró "muy alto" el riesgo de un enfrentamiento militar entre Estados Unidos y Corea del Norte, y recordó que Moscú se opone terminantemente a que Pyongyang posea armamento nuclear. Según el periódico, los voluntarios se alistaron en los tres días posteriores al 7 de agosto, cuando el régimen del líder Kim Jong-un amenazó con duras represalias por las nuevas sanciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, el jefe del Pentágono, el general (r) Jim Mattis, advirtió que una guerra con Corea del Norte sería "catastrófica" y aseveró que los esfuerzos diplomáticos están rindiendo frutos.

Tras reunirse con sus asesores de seguridad, Trump informó que se está evaluando -entre otras cosas- el número de tropas estadounidenses en Asia y la posibilidad de aumentar cuantiosamente los gastos en defensa antimisiles.

Estados Unidos probablemente llevaría más aviones a la región en caso de un ataque inminente, pero también mantiene dos bases aéreas principales en Corea del Sur: en Osan con los combatientes F-16 y A-10 "asesinos de tanques", y en Kunsan con F- 16.

La nota, publicada ayer sábado, además indica que Washington no empezaría sus ataques con bombarderos supersónicos B-1B Lancer, pese a que de momento los está utilizando en los simulacros de ataques contra Pyongyang, los cuales han sido denunciados con frecuencia por su contraparte. "Pedimos a todas las partes que den muestras de prudencia en sus palabras, acciones y que hagan más para apaciguar las tensiones", declaró.

  • Leon Brazil


EN CASO QUE TE LO HAYAS PERDIDO