"No tengo miedo", grita Barcelona tras los atentados

El atropello mortal en Barcelona, en el que murieron al menos 13 personas y otro ataque frustrado en Cambrils, en el que hubo otra víctima mortal, se produjeron en un momento de máxima tensión entre los Gobiernos autonómico y central por los planes del Ejecutivo catalán de celebrar un referéndum de autodeterminación el próximo 1 de octubre.

Los Mossos d'Esquadra, la policía catalana, calificaron lo sucedido de un "atentado terrorista" e informaron que cuatro personas han sido detenidas. Los cinco autores del ataque en Cambrils fueron abatidos por la policía.

El mandatario se reunió con el jefe de la Generalitat en Barcelona para coordinar las acciones a seguir respecto a los atentados terroristas.

El Rey, políticos, reconocidos deportistas y diversas instituciones mostraron su apoyo en las redes sociales y su dolor por el atentado perpetrado ayer en Barcelona.

A lo largo de todo el día se celebraron homanajes a las víctimas en todo el país. "¡No tengo miedo!", gritaron los congregados en uno de los más multitudinarios, celebrado en el centro de Barcelona con presencia del rey Felipe VI y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

En Barcelona, desde primera hora de la mañana los ciudadanos que se han acercado a la Rambla han empezado a dejar flores y velas encendidas en un punto de la calzada central, situado frente al Teatre del Liceu, sobre un cartel, obra de Joan Miró, con el lema "Catalunya, lloc de pau" ("Cataluña, lugar de paz"), donde precisamente fue abandonada la furgoneta utilizada en el atentado. Entre fallecidos y heridos hay ciudadanos de 34 nacionalidades. Pero poco a poco fue recuperando la normalidad.

Recordó que este sábado se reunirá la comisión encargada de valorar la alerta antiterrorista en España, y el lunes lo hará el grupo de trabajo del Pacto Antiterrorista en que participan los principales partidos políticos españoles.

  • Leon Brazil