Alcanzan acuerdo sobre demanda de selfie tomada por mono

El animal tomó una cámara fotográfica, sonrió y apretó el botón que lo inmortalizó.

Debate. En un comunicado conjunto emitido por PETA y Slater, dijeron que el fotógrafo entregará una cuarta parte de los fondos que reciba de la venta de los selfies del mono a organizaciones de caridad "dedicadas a la protección del bienestar o hábitat de Naruto".

Las fotos fueron tomadas durante un viaje a la isla Célebes, Indonesia, en 2011, con una cámara de Slater.

El fotógrafo empezó ahí su lucha, ya que rápidamente la foto se viralizó y apareció hasta en sitios como Wikipedia.

En una corte de San Francisco se cerró el acuerdo en el que Slater se comprometió a donar el 25% de los ingresos por los derechos de la foto a organizaciones que protejan a Naruto (como se llamá al primate) y a los demás macacos crestados de Indonesia.

El mono Naruto protagonizó, sin querer, una polémica encendida por los derechos de autor de una foto.

El abogado de PETA, Jeff Kerr, indicó que "el caso histórico de PETA generó un debate a nivel internacional sobre la necesidad de extender los derechos fundamentales a los animales para su propio bien y no en relación a cómo pueden ser explotados por los seres humanos".

Finalmente el fotógrafo dueño de la cámara con la que fue captada la "selfie del mono sonriendo" ganó la batalla legal por la autoría de la imagen, tras un duro litigio en el que la organización PETA (Personas por el Trato Ético a los Animales), defendió al mono que se autofotografió en una selva de Indonesia. El fotógrafo y PETA coinciden en que este caso marca un precedente para la consideración de los derechos de los animales.

  • Monte Muniz