Dominicana realiza evacuaciones preventivas ante el paso del huracán Irma

El Gobierno dominicano, declarado en sesión permanente desde el lunes, ha adoptado varios planes de contingencia ante el paso de Irma, el huracán más poderoso que ha amenazado al país desde el paso de David en agosto de 1979.

Las autoridades aún mantienen la vigilancia en algunas zonas ante la posibilidad de que se produzcan inundaciones aunque los campos nubosos asociados a Irma continúan alejándose del país, por lo que se espera que las lluvias sigan disminuyendo.

Un comunicado del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) explicó que 3.002 de los evacuados fueron llevados a albergues oficiales y 2.526 a casas de familiares.

Luego de su paso por República Dominicana se espera que siga rumbo a Haití, Cuba y Florida.

El huracán se halla aproximadamente a unos 95 kilómetros al noreste de Puerto Plata, y se desplaza a 26 kilómetros con vientos de 280 kilómetros por hora, según el último informe de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).

Los efectos del huracán provocaron el colapso de un antiguo puente que unía a Ouanaminthe, en Haití, con la provincia dominicana de Dajabón (noroeste), por donde cruza el río Masacre.

El ojo del huracán "Irma", de categoría 5, se mueve sobre la costa norte dominicana, donde las fuertes lluvias han causado algunas inundaciones, y en las próximas horas se situará sobre la costa norte de Haití, que aún no se recupera del paso del ciclón 'Matthew' del año pasado.

El COE mantiene alerta roja en 19 provincias: La Altagracia, El Seibo, Hato Mayor, Samaná, Espaillat, María Trinidad Sánchez, Puerto Plata, Montecristi, San Juan, Monseñor Nouel, Barahona, Azua, San Cristóbal, San Pedro de Macorís, Monte Plata, Sánchez Ramírez, La Vega, Santiago y Duarte.

El ciclón también afectó el servicio eléctrico en algunas zonas, especialmente en la región norte, y tanto las distribuidoras Edenorte y Edesur trabajan en la rehabilitación de los circuitos afectados.

Ante el paso del huracán, el Gobierno dominicano activó un plan para albergar hasta 900.000 personas, y puso en marcha los protocolos de seguridad y prevención en los complejos hoteleros, la mayoría situados en Punta Cana, Puerto Plata, Samaná y Santo Domingo.

Unos 7,500 turistas fueron trasladados de hoteles situados en el este o noreste del país, la zona más afectada por el huracán, a otros de Santo Domingo y Santiago como medida preventiva.

La industria turística nacional, que es la principal fuente de ingresos del país, no sufrió daños y hoy lleva a cabo sus actividades con normalidad, informó el ministro de Turismo, Francisco Javier García. La población se resguarda en sus hogares, atenta a la trayectoria de Irma.

  • Gilberto Valderrama