Expertos reconocen "inusual" sismo en Corea del Norte

Corea del Norte realizó este año su sexta prueba nuclear, la de una bomba de hidrógeno con la dotaría a sus misiles intercontinentales, y una quincena de pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo el lanzamiento de dos supuestos ICBM capaces de alcanzar el territorio de EEUU y dos misiles de alcance intermedio que sobrevolaron la isla japonesa de Hokkaido.

"La visita de nuestro cohete continental a Estados Unidos es inevitable", declaró el representante de Pyongyang.

"Nuestro último objetivo es establecer un equilibrio de poder con Estados Unidos", insistió.

Reiteró también que las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU a Corea del Norte no harían que el país detuviera su desarrollo nuclear.

El presidente hacía referencia así a las nuevas sanciones que impuso el jueves Washington al país asiático.

Si bien las autoridades chinas han estimado que este fenómeno se ha debido a una "explosión subterránea", Corea del Sur sostuvo que el desplazamiento tiene causas naturales porque "no se registró la onda de choque que suele acompañar a los ensayos nucleares".

Haciendo oídos sordos a esas críticas, el ministro norcoreano insistió una y otra vez en que su país sólo está desarrollando armas nucleares para defenderse de EE.UU., y recordó que esa nación es la única que las ha utilizado en un conflicto bélico.

En línea con los propios insultos expresados por Trump contra Kim, Ri manifestó que el presidente de Estados Unidos es "una persona mentalmente trastornada, llena de megalomanía y complacencia", que es denostada incluso por su propio pueblo.

En este contexto, insistió Dana White, "esta misión es una demostración de la determinación estadounidense y un mensaje claro de que el presidente dispone de numerosas opciones militares para enfrentar cualquier amenaza".

Estados Unidos indicó que los vuelos se extendieron mucho más al norte de la Zona Desmilitarizada de lo que haya llegado cualquier caza o bombardero estadounidense en aguas frente a las costas norcoreanas en el siglo XXI.

"Le falta en sentido común", insistió el representante del régimen de Pyongyang.

  • Leon Brazil