Huracán María toca tierra en sureste de Puerto Rico

La Nación explica que el número de apagones eléctricos en Puerto Rico fue creciendo a medida que se acercaba el huracán.

Ello obligó al gobernador, Ricardo Rosselló, a decretar el miércoles un toque de queda para garantizar el orden en la isla y que se extenderá hasta el sábado, al menos. Los 3,4 millones de puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, aunque no pueden participar en las elecciones.

Una video filmado en San Juan de Puerto Rico muestra cómo una familia queda atrapada en su casa por las inundaciones provocadas por el huracán María.

Los vientos de fuerza del huracán se extienden hasta 95 kilómetros desde el centro de María y sus vientos de tormenta tropical se sienten hasta 240 kilómetros, indicó el NHC, con sede en Miami (EEUU).

"Nos encontramos en una etapa crítica para auxiliar a los miles de puertorriqueños que necesitan ayuda urgente y determinar los graves daños ocasionados por el huracán 'María'", dijo Roselló en un comunicado.

El gobernador señaló que la red eléctrica se vino abajo y descartó que se pueda recuperar de inmediato el suministro.

María, un huracán de Categoría 5, se encontraba a unos 175 kilómetros al sudeste de Santa Cruz, en las Islas Vírgenes, con vientos máximos sostenidos de 260 kilómetros por hora, dijo el martes el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Para el viernes, la tormenta podría golpear a las Islas Turcas y Caicos, otra víctima de "Irma", mientras se dirige hacia las Bahamas. Entre esta noche y el miércoles está previsto que María toque tierra en las islas Vírgenes y en Puerto Rico.

Skerrit dijo que ha pasado las últimas 24 horas comprobando de primera mano la destrucción causada por el huracán María.

Por ahora, 'María' ya ha cobrado la vida de nueve personas: siete en Dominica y dos en Guadalupe.

La temporada de huracanes en el Atlántico Occidental se extiende de junio a noviembre. Durante esos meses las tormentas tropicales azotan la región, como actualmente el huracán "María".

El caso más dramático es el de la pequeña isla de Barbuda, en el este del Caribe, con una población de unos 1,600 habitantes, que ha sido declarada inhabitable. Precisamente, por cuenta del embate del ciclón anterior en territorio puertorriqueño -6 de septiembre- 50.000 hogares se encontraban aún ayer sin energía y 200 personas seguían en refugios cuando María tocó tierra.

  • Buena Jesus