Unos 815 millones de personas en el mundo sufren hambre

El mayor número de conflictos armados y el cambio climático son las principales causas de un brusco aumento del hambre en el mundo en 2016, tras una década de retroceso casi constante, informó ayer la ONU.

Más de la mitad de las personas que sufrían hambre el año pasado, es decir, 489 millones, viven en países golpeados por los conflictos.

La proporción de población global que sufre escasez crónica de alimentos cayó del 15 por ciento en 2000 al 10,6 por ciento en 2015, pero aumentó al 11 por ciento en 2016.

Estas agencias explican que "aún no está claro" si el incremento del hambre es una irregularidad aislada o el comienzo de una nueva tendencia, pero en cualquier caso "supone un importante desafío para los compromisos internacionales de acabar con el hambre en 2030".

La ONU atribuyó a los conflictos violentos y a sucesos relacionados con el clima, como el fenómeno de El Niño, el "repentino" empeoramiento de la seguridad alimentaria en algunas partes de África subsahariana, del sudeste asiático y de Asia occidental.

Distribución del hambre. Se calcula que en 2016 casi 520 millones de personas padecían hambre en Asia, unos 243 millones en África y 42,5 millones en América Latina y el Caribe, donde hay signos de que la situación está deteriorándose.

Sudán del Sur, donde se declaró una hambruna a principios de 2017, y el noreste de Nigeria, Somalia y Yemen -clasificadas como zonas con un elevado riesgo de hambruna- han sido identificadas como regiones especialmente preocupantes. Y el porcentaje aumenta al 33,9 en África Oriental.

La mayor inseguridad alimentaria todavía no ha cambiado la tendencia de la prevalencia del retraso del crecimiento infantil, que bajó del 29,5 % en 2005 al 22,9 % en 2016 y afecta aún a 155 millones de menores de cinco años, mientras que 52 millones sufren desnutrición aguda y otros 41 millones, sobrepeso. Enfermedades como la anemia entre las mujeres y la obesidad adulta son también motivo de preocupación, según el reporte.

El descenso del hambre en los últimos años se ha debido en gran medida al rápido desarrollo económico de Asia.

  • Montenegro Chinchilla