En el mundo trabajan unos 152 millones de niños, según la OIT

"Si bien el plan nacional todavía tiene desafíos porque su implementación va a requerir presupuestos, articular con las provincias e implementar la ley que penaliza el trabajo infantil, hay una buena perspectiva del Ministerio de Trabajo para instalar estos temas y plantear una planificación". Aunque desde el año 2000 esta cifra se ha ido reduciendo, con la tendencia actual, 121 millones de niños seguirán siendo víctimas del trabajo infantil en 2025.

Ryder expresó que pese a los avances en las últimas dos décadas es necesario unir esfuerzos para la erradicación total del trabajo infantil en 2025 tal y como lo establece el objetivo 8.7 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Por la parte uruguaya asistieron los titulares de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro; de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, y de Salud Pública, Jorge Basso, indicó la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

"Podemos hacer mucho para que los chicos que están trabajando ya no lo hagan: discutir políticas de contención de la infancia, mejores sistemas educativos, políticas regionales de producción para que sus familiares tengan mejores oportunidades, mejores marcos normativos y la aplicación de las sanciones que corresponden" a quienes "se benefician del trabajo infantil", dijo.

El trabajo forzoso somete en todo el planeta a 25 millones de personas, entre las que se encuentran 5,7 millones de menores de edad.

Satyarthi recibió en 2014 el Premio Nobel de la Paz junto a la activista paquistaní Malala Yousafzai, defensora del derecho a la educación de las niñas en su país lo que la hizo víctima de un atentado a balazos de un grupo terrorista vinculado al Talibán. "Por eso, no es el momento de grandes charlas, sino del compromiso de ustedes y de tomar medidas", dijo con vehemencia al auditorio.

En la lucha contra la esclavitud infantil, el trabajo forzoso y la trata de personas, los poderes ejecutivos de cada país tienen una incidencia muy relevante, detalló Satyarthi. Si un solo niño está en peligro, todo el mundo corre peligro y no somos tan civilizados como creemos.

El argentino Funes de Rioja, que es expresidente de la Organización Internacional de Empresarios, denunció la "realidad preocupante y lamentable" que demuestran estos datos y alegó que "no hay ninguna razón que justifique que se continúen con prácticas de abuso de esta naturaleza".

  • Leon Brazil