Propuestas legislativas dan esperanza a portadores de TPS

De ser aprobado, el proyecto permitiría a todas las personas cubiertas por el TPS, antes del primero de enero de 2017, solicitar la residencia al demostrar ante un juez que enfrentaría dificultades extremas si se ven obligados a regresar a sus países.

Clarke cuenta con el respaldo de la congresista republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, y la demócrata por Washington, Pramila Jayapal. "Debemos trabajar de manera bipartidista para hacer lo correcto y proteger a los inmigrantes trabajadores de ser enviados de vuelta a sus países, donde su bienestar físico podría ponerse en duda".

Si no pueden comprobar que enfrentarán condiciones extremas en sus lugares de origen, el proyecto de ley también contempla un nuevo estatus de protección por un periodo renovable de seis años para los beneficiarios del TPS que han estado en EEUU durante al menos cinco años.

Un pequeño grupo de demócratas y republicanos proponen una ley que otorgue residencia permanente a aquellos inmigrantes con TPS, que puedan probar ante un juez que corren peligro si regresan a sus países.

"No estamos repartiendo tarjetas verdes aquí", dijo la portavoz de Clarke, Christine Bennett.

La semana pasada, la administración Trump anunció que el TPS para unos 5,000 nicaragüenses terminará en enero de 2019, mientras que cerca de 60,000 hondureños tendrán una extensión temporal de seis meses hasta julio de 2018 en lugar de los típicos 18 meses. Lo que a muchos hace pensar que el mismo destino de Nicaragua les espera.

  • Leon Brazil