ARA San Juan: el conmovedor gesto de un marino estadounidense

Si bien en Argentina continúan las labores para dar con el paradero del submarino ARA San Juan que se encuentra desaparecido hace más de un mes, el dolor está instalado en los familiares de los tripulantes, quienes ya han sido dados por muertos por las autoridades.

El gesto solidario partió de Edward Michael, ex subnmarinista estadounidense, quien se contactó con Paola Constantini, esposa del suboficial segundo y sonarista del ARA SanJuan, Celso Vallejos, y madre de tres hijos. "Me comentó que iba a recaudar dinero y que quería que todos los hijos de los tripulantes tuvieran su regalo de Navidad", recordó Constantini al diario La Capital de Mar del Plata.

"Me contactó este señor que se encargó de la donación, donaron 57 mil pesos y la juguetería 5 mil pesos para repartir entre los hijos de la tripulación", contó la mujer en diálogo con la radio Cadena 3.

La juguetería Educando emitió las tarjetas de compra y se las entregó a Constantini, que ahora será la encargada de entregarlas a los niños de familiares de la tripulación.

A medida que los niños han ido recibiendo su presente le han agradecido a Edward por su gesto a través de las redes sociales. "Le quería agradecer por el gesto hermoso que tuvo usted y su país con el corazón le mandamos gracias por apoyarnos en esta dura realidad que nos toca pasar un abrazo grande", le escribió la esposa de uno de los submarinistas a través de Facebook.

Además, la juguetería donó cinco gift cards del mismo valor, con lo que hubo un resto de la colecta para ser donado a una fundación relacionada al ARA San Juan "que será identificada en el futuro", explicó Burdick.

En uno de esos mensajes se lee: "Buenas tardes Sr". Tenemos un hijo de 13 meses. Que orgullo y que honor que alguien que no nos conozca haya pensado en nuestros hijos. Soy esposa del submarinista Cayetano Vargas, mi hijo menor de 9 años lo esperaba mucho a su papá porque le traía unos regalos de Ushuaia y el cuando supo lo que pasó con su papá dijo que los regalitos quedaron hundidos.

  • Leon Brazil