Emite CNDH recomendación por crímenes cometidos por militares

Así como por el cateo ilegal en agravio de cuatro personas (entre ellos las dos personas ejecutadas), la detención arbitraria, desaparición forzada, tortura y violencia sexual contra tres de ellas, actos por los que pidió reparar integralmente el daño proporcionando atención médica, psicológica y tanatológica.

Por ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió una recomendación al titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Salvador Cienfuegos Zepeda, en la que acredita que los efectivos castrenses del Tercer Batallón de la Brigada de Fusileros Paracaidistas vulneraron los derechos humanos a la inviolabilidad del domicilio, integridad y seguridad personal, a la libertad y a la vida.

El padre de una de las víctimas narró a la CNDH que el 27 de enero de 2016 personal militar retuvo a su hijo, a su sobrino y a dos personas más al interior de su domicilio.

Según un comunicado, tres de los detenidos fueron subidos dos horas después a la parte trasera de un vehículo y el cuarto fue liberado.

El padre acudió a Agencias del Ministerio Público local y federal para localizar a sus familiares, además pese a que cuestionó a militares sobre el destino de los detenidos, estos negaron el incidente y señalaron que únicamente "había asegurado un vehículo que tenía reporte de robo". Por lo que denunció el caso ante las autoridades competentes y ante la CNDH.

Sin embargo, dos días después personal de la Fiscalía de Jalisco le informó que los cuerpos de dos de los detenidos fueron localizados en un rancho ubicado sobre la carretera Tepatitlán-Tototlán, mientras que el tercero había sido trasladado al Hospital Regional de ese municipio para su atención médica, por las lesiones que presentaba.

En las investigaciones de la Comisión se logró acreditar que los militares ingresaron ilegalmente al domicilio del quejoso sin orden de cateo, donde torturaron y violentaron sexualmente a las víctimas; también se comprobó que se realizaron las detenciones sin orden judicial y por la presunción de un delito del que no se acreditó flagrancia o urgencia. Además de que se sancione a toda persona que haya incurrido en conductas delictivas.

Según la declaración de la víctima sobreviviente, el personal militar intentó privarla de la vida pretendiendo, en diversas ocasiones, quebrarle el cuello aplicándole una técnica conocida como "llave china", observando que a las otras dos personas sí les habían torcido el cuello. La CNDH constató que los elementos del Ejército privaron arbitrariamente de la vida a las otras dos personas. "Asimismo, establece que el combate a la delincuencia es totalmente compatible con el respeto a la dignidad de las personas, por lo que el personal de seguridad y las fuerzas armadas deben actuar en todo momento con profesionalismo".

También recomendó capacitar a los efectivos del Ejército para prevenir y proscribir la desaparición forzada, tortura, tratos crueles, detenciones arbitrarias y cateos ilegales.

En tanto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoció que la Sedena llevó a cabo acciones de reparación del daño, entre ellas: entregar recursos económicos y brindar atención médica a V3, así como atención psicológica a los familiares de las víctimas.

  • Leon Brazil