Médico australiano creó una máquina para ejecutar "suicidios racionales"

La ciencia acostumbra a promover avances para mejorar la salud y el bienestar de la población.

Philip Nitschke, es un polémico científico australiano, quien ha dado a conocer su último y más controversial invento: una máquina para asistir a personas que deseen suicidarse de manera "sencilla, rápida y sin dolor".

El dispositivo permite que en cuestión de minutos el interesado en quitarse la vida quede inconsciente antes de morir. Al hacer eco de la noticia, Fox News informa que es similar a una cámara para dormir y su diseño se asemeja a un vehículo futurista.

Para mayor facilidad, el dispositivo "fue diseñado para poder ser impreso en 3D y ensamblado en cualquier lugar", según un comunicado de prensa.

De acuerdo al "manual de instrucciones", luego de instalarse en la cápsula, el usuario presionará un botón y la cámara comenzará a "llenarse con nitrógeno líquido para reducir el nivel de oxígeno a aproximadamente un 5 por ciento". También incorpora un 'botón del pánico' por si algún usuario cambia de opinión en el último momento. Tras el fallecimiento del interesado la máquina podrá utilizarse como ataúd. Asimismo, si pasás un cuestionario mental online podés imprimir y usar el dispositivo cuyos planos "serán gratuitos y de código abierto y estarán subidos en Internet".

El aparato fue diseñado por la organización Exit International, que se dedica a buscar formas de ayudar a personas que quieren salir de sus vidas. Algunas clínicas suecas mostraron su interés en conceder una licencia a Sarco para que sea utilizado en su territorio.

Hay que señalar que este aparato está pensado en personas que quieren tener una muerte digna lo que es legal en países como Australia Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo y los Países Bajos, entre otros.

  • Leon Brazil