Ratificó aranceles al biodiésel de Argentina

Se conoció ayer la resolución de la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos (ITC) de los Estados Unidos, que confirmó los aranceles aplicados contra el ingreso del biodiésel argentino a ese mercado, además del que produce Indonesia, basados en el supuesto subsidio -que no es tal- y en que afecta a la industria de biocombustibles local.

Sin ir más lejos, para el ITC la producción norteamericana de biodiesel resultó "materialmente perjudicada por las importaciones de biodiesel de Argentina e Indonesia, que el Departamento de Comercio ha determinado que están subvencionadas".

Por la imposición de los aranceles, que comenzaron en agosto, la producción argentina de biodiésel cayó 20,5 por ciento en el tercer trimestre de este año respecto al mismo período del año pasado, según datos del Indec. La decisión implica el cierre del mercado norteamericano para los exportadores argentinos, con un impacto de 1.200 millones de dólares anuales. Estos aranceles dejan absolutamente afuera del mercado al producto argentino. Los especialistas coinciden en que, dado el plazo de cinco años, la Argentina debería evaluar el camino de litigar ante la OMC para conseguir la reapertura efectiva del mercado. Sin embargo, se prevé exportar a Europa en 2018 un 65 por ciento de lo que se enviaba a los Estados Unidos, por una cuestión estacional.

La Secretaría de Comercio de los EE.UU. aplicó en noviembre pasado derechos definitivos del 71,45 al 72,28 % por supuestos subsidios contra el biodiésel argentino.

En ese sentido, Donnell Rehagen, presidente de la NBB, sostuvo que "este voto unánime es un avance importante para abordar el daño causado por este comercio injusto de biodiesel". "La política energética de EEUU buscaba crear un campo de juego nivelado para el biodiesel nacional e importado, pero los subsidios del gobierno extranjero han hecho que sea casi imposible para los productores estadounidenses competir".

  • Buena Jesus