Reforma fiscal de EU, un mayor riesgo que terminar TLCAN

"No hay un cruce o traslape de la decisión en materia fiscal (de Estados Unidos) en todo el proceso del TLCAN", puntualizó el funcionario al manifestar únicamente se afectó la "calendarización" de la renegociación del TLCAN, que originalmente se pretendía terminar en 2017 y después se extendió hasta el primer trimestre de 2018.

Siller considera que, en caso de una disolución del TLCAN, el tipo de cambio podría dispararse hasta 22 pesos por dólar. Las cifras no cuadran ni aunque la Unión Americana crezca a tasas sustancialmente superiores a tres por ciento ni podrá generar la recaudación necesaria para compensar el recorte de impuestos y eso aumentará el déficit fiscal y un deterioro en el mediano y largo plazos. Si la tasa resulta 10% inferior en Estados Unidos, la única ventaja competitiva en México serían los bajos salarios.

Tasa Cero en repatriación de capitales. La tasa actual es de 18%.

Nuevo impuesto a la inversión en subsidiarias.

Siller explica que los tres factores representan fuertes golpes que podrían sepultar el modelo de exportación de mercancía de alto valor.

Además de la salida de capitales y menor inversión de cartera, la experta adviertió que otro efecto inmediato en México sería la caída de 7% en la Inversión Extranjera Directa (IED), menor competitividad y pérdida de empleos.

El secretario (ministro) mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo hoy que México debe ser muy cuidadoso con los detalles finales de la reforma fiscal que está en análisis en Estados Unidos.

  • Monte Muniz