Trump anuncia estrategia de seguridad nacional basada en cuatro pilares

UNA NUEVA ESTRATEGIA DE SEGURIDAD NACIONAL PARA UNA NUEVA ERA: A menos de un año de haber asumido, el presidente Donald J. Trump anuncia una nueva Estrategia de Seguridad Nacional que define una dirección estratégica positiva para Estados Unidos, la cual restablecerá la posición de ventaja de Estados Unidos en el mundo y afianzará las extraordinarias fortalezas de nuestro país.

"Enfrentamos regímenes paria que amenazan a Estados Unidos y a sus aliados", dijo Trump en un discurso para presentar su primera Estrategia de Seguridad Nacional, un documento que marca las grandes líneas que seguirá el gobierno estadounidense durante los próximos cuatro años.

La nueva política, "Estados Unidos, primero", refleja las prioridades de proteger el territorio y las fronteras, fortalecer el ejército, proyectar fuerza en el exterior y aplicar políticas comerciales más favorables para Estados Unidos.

En otros ámbitos, la nueva estrategia de seguridad nacional de Trump prometerá la protección de la infraestructura ante ciber-ataques, y la persecución de los hackers, dos temas en torno a los cuales Washington suele acusar a China y Rusia de realizar operaciones cibernéticas contra objetivos estadounidenses, algo que ambos países niegan. Mientras que la administración a menudo dice que "América primero" no significa "América sola", la estrategia de seguridad nacional que presentará Trump dejará en claro que Estados Unidos defenderá por sí mismo, incluso si eso significa actuar unilateralmente o alienar a otros en cuestiones como el comercio, el cambio climático y la inmigración, según personas familiarizadas con la estrategia.

Pero no deja de lado los peligros que, a su juicio, suponen para el país la entrada de inmigrantes y la infiltración del yihadismo tanto dentro de Estados Unidos como en otros países.

Insistió además en que "una nación sin fronteras no es una nación", "una nación que no protege la prosperidad en el país no puede proteger sus intereses en el extranjero" y "una nación que no está preparada para ganar una guerra es una nación que no es capaz de prevenir una guerra".

"La estrategia se refiere a China como un competidor estratégico (.) China está efectivamente en el dominio político, económico, militar e informativo de formas que probablemente no sean replicadas por nuestros otros competidores", explicó un funcionario de la Casa Blanca, en una conferencia telefónica previa al discurso de Trump. "Estamos trabajando juntos para cooperar al mismo tiempo que reconocemos que también existe competencia", agregó.

El magnate también aprovechó el momento para promocionar el mercado bursátil, el crecimiento económico y la previsible aprobación esta semana, por parte del Congreso, de una gran reforma fiscal con recortes impositivos.

  • Buena Jesus