Arabia Saudí permite a las mujeres entrar a los estadios de fútbol

Previo al encuentro podía verse a mujeres que vestían bufandas verde o blanco según el color de sus respectivos equipos, según las imágenes publicadas por Okaz en su cuenta de Twitter. Algunas dejaban asomar unos vaqueros bajo la tela negra, otras ocultaban parte del rostro bajo sus gafas de sol.

Las mujeres sauditas asistirán a un partido de fútbol en Jeddah más tarde el viernes, en una primicia por el reino. El histórico momento obedece a la decisión del Gobierno de permitir a las mujeres asistir a los estadios, oportunidad que volverá a presentarse hoy y el próximo jueves.

Pero en Arabia Saudita, un país, que se rige con la aplicación estricta de islam, las mujeres siguen viéndose obligadas a portar el velo en público, y a contar con un tutor legal masculino (padre, hermano o marido) para poder viajar o estudiar.

Con todo, las nuevas reformas introducidas por Mohammed bin Salman, príncipe heredero, está abriendo poco a poco el camino para ellas.

'¿Por qué no puedo ir?'

Mucho antes del inicio del partido a las 20H00, el entusiasmo se palpaba en las calles y en las redes sociales.

Una mujer simpatizante de Al-Ahli pinta una mejilla de su hija en las afueras de estadio Rey Abdullah de Yeda. Pero algo aún más histórico fue el permiso que recibieron para asistir a un partido de fútbol.

Alrededor de ellos, unas mujeres se apresuran a registrar a las espectadoras antes de conducirlas hasta sus asientos.

Al mismo tiempo, el jefe de la Federación Saudita para los Medios Deportivos, Raja Al Sulami, hizo saber que otros 14 mil puestos fueron reservados para el público femenino en el estadio de Gedda. "Yo veía los partidos por televisión, mientras mis hermanos acudían al estadio". "Este evento demuestra que nos dirigimos hacia un futuro próspero".

Animada por la victoria del Al Ahli, por 5-0, Munira al Muled expresa un deseo que parecía inimaginable hace apenas unos meses: "A partir de ahora, ¡quiero ver todos los partidos en un estadio!".

  • Monte Muniz