Cinco datos curiosos de La Forma del Agua

La cinta del director Guillermo del Toro, "The Shape of Water" (La Forma del Agua), la cual ha ganado ya dos Globos de Oro, se estrenará este viernes. De la misma manera, Del Toro fue cofundador del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, que hasta la fecha, es el festival cinematográfico más importante de Latinoamérica, creando así la compañía de producción "Tequila Gang". Guillermo del Toro es de los pocos directores que pueden hacer de una película de monstruos un poema visual. Y se espera que sea nominado en varias categorías para la 90 entrega del Oscar, incluyendo la de Mejor Director.

La historia de la cinta comienza en 1962, cuando Eliza Espósito (Sally Hawkins), quien es muda, transforma su vida al descubrir junto a su compañera de limpieza, Zelda Fuller (Octavia Spencer), un experimento en el laboratorio secreto del Gobierno de Estados Unidos.

Este tipo de historia no es nueva, pero sí es nueva la delirante y seductora imaginación visual con el que Guillermo del Toro la cuenta, revelando una oscuridad llena de una belleza misteriosa y sensual.

Bella, una chica humilde e inteligente que difícilmente encaja con las personas del pueblo, se convierte en prisionera de "la bestia" quien tiene una apariencia entre animal y humano a causa de un hechizo.

Al mismo tiempo, la película también es una carta de amor de su director al cine.

Y en ese sentido, más allá de todas estas obsesiones y homenajes, La forma del agua cumple también perfectamente como una película de ciencia ficción y aventura, géneros que el también director de Hellboy y Pacific Rim maneja con perfecta habilidad.

Pero "La forma del agua" no es ni la primera ni la única ocasión en la se presenta un romance entre humanos y personajes de fantasía.

Como lo dijo en su discurso tras ganar el Globo de Oro: "los monstruos son los patrones de nuestras imperfecciones y nos permiten contemplar la posibilidad de fallar y seguir adelante".

Siéndole franco, estimado lector, tengo que reconocer que mi gusto por el cine de Del Toro se ha venido desarrollando en estos últimos años, ya que no podría decir que desde siempre he sido un ferviente admirador de su trabajo.

  • Ricardo Clara