"Grandes obstáculos" traban formación de gobierno — Merkel

Angela Merkel y los socialdemócratas llegaron el viernes, tras más de 24 horas de negociaciones difíciles, a un principio de acuerdo para la formación de una nueva administración de gobierno, que debería permitir a la canciller alemana permanecer en el poder.

Tras un primer fracaso en noviembre en su intento de formar gobierno con los ecologistas y liberales, Merkel necesita cerrar una alianza con los socialdemócratas del SPD si quiere gobernar otros cuatro años.❧.

"Las cifras de la inmigración (incluidos los refugiados de guerra, la reagrupación familiar, la reinstalación y sustrayendo los que se van del país) no superarán los 180.000 a 220.000 anualmente", dice el documento aprobado en Berlín.

Entre el resto de acuerdos recogidos en el documento preliminar de 28 páginas, los líderes de los tres partidos pactaron no llevar a cabo ninguna subida de impuestos a pesar de que el SPD reclamaba un incremento del tipo impositivo más alto.

Los tres partidos acordaron además reforzar la Unión Europea permitiendo que fluya más dinero alemán a Bruselas, resaltaron las informaciones.

Con un margen de gasto para la legislatura de 1,392 billones, se señalan como áreas prioritarias de inversión la educación, la familia y las infraestructuras, con 1,5 millones de viviendas construidas con apoyo público, más efectivos policiales y mejores condiciones en la atención a los dependientes, entre otras promesas.

Respecto a Europa, Merkel señaló el compromiso de conservadores y socialdemócratas para conseguir un resurgir de Europa.

En el documento también se evitan precisiones sobre dos de las propuestas claves del presidente francés, Emmanuel Macron, como son la creación de un presupuesto y de un ministro de Finanzas de la eurozona. El SPD se hundió en los comicios en su mínimo histórico -un 20,5 %- y, encima, a Schulz se vio obligado a dar marcha atrás en su rechazo a una nueva gran coalición y acceder a negociar con Merkel un gobierno con garantías de estabilidad.

La próxima fecha decisiva podría ser el 21 de enero. Los resultados de la negociación deberán ser sometidos al visto bueno de un congreso extraordinario del SPD, primero, y de una consulta entre la militancia, después, lo que se prevé complejo, ya que las juventudes socialdemócratas y otros sectores del partido están en pie de guerra contra una nueva gran coalición.

Los más optimistas estiman que Alemania contará con un nuevo Ejecutivo a fines de marzo o principios de abril.

  • Monte Muniz