Reanudan tareas de extinción del incendio en petrolero accidentado en China

El buque iraní que se incendió en el mar de la China Oriental tras colisionar el pasado sábado con un barco granelero chino, el CF Crystal, ha sido arrastrado por la corriente hasta la zona económica exclusiva de Japón, según ha anunciado este viernes la Guardia Costera japonesa.

El carguero, de 225 metros de eslora, ha sufrido daños estructurales que no comprometen su seguridad, pero la colisión ha provocado la explosión y el posterior incendio del petrolero de 274 metros de eslora, en el que han desaparecido 32 tripulantes.

"China está abierta y aprecia los esfuerzos de otros países para rescatar al barco y a la tripulación", añadió. Los 21 miembros de su tripulación, compuesta por chinos, fueron rescatados.

El choque entre el petrolero iraní y un carguero hongkonés tuvo lugar en el Mar de China Oriental el pasado sábado a las 20.00 hora local, a 160 millas (295 kilómetros) al este del estuario del río Yangtsé, enmarcado por la ciudad china de Shanghái y las provincias de Jiangsu (al sur) y Zhejiang (al norte).

Alarma tras la explosión de un barco petrolero iraní frente a la costa de China
Reanudan tareas de extinción del incendio en petrolero accidentado en China

El "Sanchi", un buque iraní registrado en Panamá, transportaba 136.000 toneladas del mencionado material, formado por una mezcla de hidrocarburos recuperados durante el procesamiento del gas natural.

La Guardia Costera japonesa ha desplegado una patrullera y un avión para vigilar la situación y posibles vertidos de petróleo, y permanece en contacto con las autoridades chinas.

Aunque todavía es pronto para hablar del impacto ambiental, Greenpeace alertó de que un gran volumen de derrame de condensado podría suponer un riesgo de toxificación de especies de gran consumo en China como la corvina amarilla o la caballa.

  • Monte Muniz