Trump se somete a su primer examen médico como presidente

En vísperas de su primer examen médico como presidente, Donald Trump bromeó el jueves al señalar que espera que los resultados sean buenos por el bien del mercado de valores.

"Creo que saldrá muy bien", señaló a la prensa, agregando que estaría "sorprendido si no ocurre eso". "Mejor que vaya bien, si no los mercados no estarán contentos", afirmó el presidente, mientras sonreía ante los periodistas en la Casa Blanca.

En Estados Unidos, los presientes no están obligados a someterse a exámenes médicos, pero en las últimas décadas todos los presidentes lo han hecho para mostrar que estaban capacitados para liderar el país y dirigir sus poderosas fuerzas armadas como comandante en jefe.

La Casa Blanca indicó que está programado que el médico de Trump, el doctor Ronny L. Jackson, emita un comunicado el viernes después del examen, luego dé una lectura detallada de la prueba el martes y responda a las preguntas de los medios de comunicación.

Sus declaraciones se produjeron el mismo día que la prensa estadounidense debatía sobre la estabilidad mental del presidente, la cual quedó en duda en el libro Fire and Fury: Inside the Trump White House” (Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump), en el cual su autor, Michael Wolff, asegura que "cada uno de los miembros del staff de la Casa Blanca cuestiona la salud mental del mandatario".

No existe un modelo de examen médico para los presidentes de Estados Unidos y tampoco hay constancia de que los anteriores mandatarios hayan sido sometidos a pruebas sobre su salud mental, ni siquiera en el caso de Ronald Reagan, quien cinco años después de abandonar la Casa Blanca fue diagnosticado de Alzheimer.

Por ello, conocer el peso y niveles de colesterol de Trump es lo que más curiosidad ha despertado entre el público estadounidense.

Las revelaciones sobre la dieta de Trump, que según un libro publicado por su exjefe de campaña Corey Lewandowski es un gran aficionado a las hamburguesas de McDonald's y es capaz de comerse cuatro para cenar, también han suscitado especulaciones sobre su salud.

A pesar de sus hábitos alimenticios, durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2016, el médico de Trump en Nueva York, Harold Bornstein, aseguró que si su paciente ganaba los comicios sería "el individuo más sano jamás elegido para la Presidencia".

  • Leon Brazil


EN CASO QUE TE LO HAYAS PERDIDO