Cazador furtivo muere devorado por leones en Sudáfrica

Personal del recinto solo encontró la cabeza y algunos restos de la víctima, de quien aún no se conoce identidad. Fuentes policiales mencionadas por diversos medios locales han indicado que la investigación incluye ahora la posibilidad de que el hombre muerto fuera un cazador furtivo, una sospecha que estaría basada en la presencia de un rifle de caza junto a los restos humanos. "Dejaron sólo la cabeza y algunos trozos de carne", dijo el portavoz de la policía Moatshe Ngoepe.

Además de los restos de lo que se cree que es el hombre, la mañana del sábado hallaron un arma y munición. La policía pidió la colaboración a los residentes de esta región en el noreste del país para identificar a la víctima.

Cabe resaltar que en este lugar la caza es ilegal. No son tan comunes los casos en que se persiguen leones o elefantes.

El episodio es, de alguna manera, la continuación a la historia de los hallazgos de cadáveres de leones decapitados y mutilados en distintas reservas naturales de la zona, y cuyos asesinatos se deben a que muchos cazadores venden a buen precio estos animales para ser usados en la medicina tradicional.

Actualmente el animal salvaje más afectado por la caza ilegal es el rinoceronte, cuyo cuerno llega a venderse a precios muy altos en partes de África y Asia.

Más de 1.000 rinocerontes fueron cazados ilegalmente en 2017, según estadísticas de las autoridades sudafricanas.

  • Gilberto Valderrama