Negros y con ojos azules — Británicos primitivos

Reconstrucción del Hombre de Cheddar.

El informe, destaca que la piel más clara característica de los europeos modernos es un fenómeno relativamente reciente. Con estos tiempos se deduce que el "Cheddar Man" fue parte de esta ola de migrantes, que atravesó una tierra llamada Doggerland que, en aquellos días, conectaba a Gran Bretaña con Europa continental.

"Es solo una persona, pero también un ejemplo de la población de Europa en ese momento (...) Tenían la piel oscura y la mayoría ojos de un color claro, azul o verde, y cabello castaño oscuro", ha indicado Tom Booth, investigador postdoctoral que trabaja con la colección de restos humanos del Museo de Londres.

Lo británicos de la actualidad tienen en general la piel pálida, gracias a que esta absorbe mejor la luz ultravioleta y ayuda a evitar la deficiencia de vitamina D en climas con menos luz solar; sin embargo, este antiguo inglés tenía bien marcados los rasgos genéticos de pigmentación de la piel generalmente asociados con el África subsahariana.

Tom Booth, un arqueólogo del Museo de Historia Natural, dijo que el hallazgo "realmente muestra que estas categorías raciales imaginarias que tenemos, son realmente construcciones muy modernas, o construcciones muy recientes, que realmente no son aplicables al pasado en absoluto".

Los científicos realizaron un pequeño agujero de 2 milímetros de ancho en el cráneo para extraer unos pocos miligramos de polvo de hueso para su análisis. A partir de esto, se obtuvo un genoma completo, que permite obtener información sobre la apariencia y el estilo de vida del hombre. Esqueleto del hombre de Cheddar en el Museo de Historia Natural de Londre.

Científicos británicos estudiaron los restos fósiles encontrados en una cueva en Somerset en el suroeste de Inglaterra conocido como el "Hombre de Cheddar" (Cheddar Man) y descubrieron que el primer hombre en establecerse permanentemente en las islas británicas tenía una complexión diferente a la que originalmente se pensaba.

Según The Guardian, alrededor del 10 por ciento de los ancestros británicos blancos pueden vincularse con los pares del Cheddar Man.

Chris Stringer, líder de investigación del museo de Ciencias, dijo que ha estado estudiando este esqueleto durante aproximadamente 40 años.

Señaló que esa llamativa combinación del cabello, la cara, el color de ojos y la piel oscura es algo que hace unos años nadie podría haber imaginado. Los científicos creen que el hombre medía 1 metro y 66 cm de altura, y que probablemente murió a los 20 años.

Las marcas en su cráneo sugieren que se encontró con una muerte violenta.

  • Buena Jesus