Londres debe trabajar con Rusia a pesar del caso del exespía — Corbyn

Además, calificó dicho ataque como "tragedia" y admitió que se enteró de ello por los medios de comunicación.

En una declaraciones a Radio 4 de la BBC, el líder del primer partido de la oposición británica defendió la importancia de seguir dialogando con el presidente ruso, Vladímir Putin, tras las críticas que recibió en los últimos días, tanto desde el Gobierno como de algunos diputados laboristas, por no haber culpado abiertamente a Rusia del envenenamiento de los Skripal con un agente nervioso.

May reiteró que considera al Estado ruso culpable de la intoxicación del exespía Serguéi Skripal.

Londres acusó a Moscú el viernes e incluso implicó directamente a Putin, desatando la ira del Kremlin.

"Se declaran personas no gratas y se expulsa en el plazo de una semana a 23 diplomáticos de la embajada del Reino Unido en Moscú", según el comunicado de Exteriores ruso.

Al mismo tiempo, Moscú ha retirado el permiso para la apertura de un consulado de Reino Unido en San Petersburgo, la segunda ciudad del país, y ha suspendido la actividad del British Council en territorio ruso "debido a su estatus irregular".

Los comentarios de Chizhov se producen después de que la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, afirmó que Reino Unido era una de las fuentes más probables del agente nervioso, junto con la República Checa, Eslovaquia, Suecia o posiblemente Estados Unidos.

La medida se daba por hecho después de que el Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, expulsara a 23 diplomáticos rusos del Reino Unido, en represalia por el envenenamiento de los Skripal, que según Londres fue ordenado personalmente por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

MEDIDAS. Asimismo informó que se reserva el derecho de tomar otras medidas en respuesta a próximas "acciones no amigables" de Reino Unido.

El doble agente y su hija fueron hallados inconscientes el pasado día 4 cerca de un centro comercial de Salisbury, en el sur de Inglaterra, y aún están hospitalizados en estado crítico.

Este episodio reavivó el recuerdo de lo ocurrido con Alexander Litvinenko, un disidente ruso que murió envenenado con polonio radiactivo en un ataque en Gran Bretaña en 2006 que Londres también imputó a Moscú.

Sin embargo, la policía ha empezado a contactar a exiliados rusos para evaluar su seguridad.

  • Leon Brazil