Violencia contra prensa, generalizada

A pesar de los mecanismos de protección, las agresiones y asesinatos de periodistas repuntaron en el gobierno de Enrique Peña Nieto, al registrarse mil 986 afrentas a informadores, y tan sólo en 2017 hubo 12 homicidios, aseguró la directora de la organización Artículo 19, Ana Cristina Ruelas. La violencia pasó de estar concentrada en algunos estados con presencia del crimen organizado, a ser generalizada en todo el país.

Los periodistas que cubren la fuente de seguridad y justicia se encuentran en riesgo, especialmente en los estados de Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Baja California Sur y Guerrero. Pero ahora, las agresiones están dirigidas también a la fuente de corrupción y política, siendo la capital del país donde se concentra el mayor número de casos.

De acuerdo con la organización Artículo 19, el ambiente es adverso para la libertad de expresión debido a la violencia institucional que impera contra la prensa en la presente administración del panista Javier Corral Jurado.

El discurso oficial "ha culpado una y otra vez” al crimen organizado por la violencia contra la prensa, pero de las mil 986 agresiones ocurridas en los últimos cinco años, sólo 8% fueron responsabilidad de delincuentes y el 48% corresponde a funcionarios públicos, recalcó".

Al menos 26 periodistas fueron agredidos durante el año pasado en Puebla, de los cuales 12 casos estuvieron ligados con coberturas sobre el huachicol, así lo dio a conocer la organización para la defensa de comunicadores y activistas Artículo 19.

Además, las agresiones a medios digitales en 2017 superaron a las de los medios impresos con 47.8 y 20.8 por ciento de los casos.

Ruelas destacó que la publicidad oficial se ejerce sin control y se usa para la promoción personalizada de distintos funcionarios y gobernantes, trascendiendo el ámbito de los derechos de la libertad de expresión y a la información, al control indirecto de las líneas editoriales de los medios de comunicación.

Los recursos de la publicidad gubernamental se ejercen sin control y con cantidades hasta 200 por ciento más a lo presupuestado.

Recordó que en este sexenio, el Gobierno federal ha gastado más de 40 mil millones de pesos en publicidad oficial.

  • Montenegro Chinchilla