Decretan duelo nacional por el asesinato de periodistas y militares

El mandatario, quien se encuentra en Lima para participar en la VIII Cumbre de las Américas, dijo que Colombia reanudará de inmediato las operaciones para cooperar con Ecuador en la ubicación de los responsables de la muerte del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paúl Rivas y del chofer Efraín Segarra.

Remarcó que "más allá de los esfuerzos que hemos realizado se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos y es muy probable, que lo único que hayan querido es ganar tiempo", dijo.

El mandatario desestimaba así las acusaciones de los familiares acerca de que Colombia no había ayudado lo suficiente para resolver el caso, y las de algunos círculos de Gobierno ecuatorianos que estas últimas dos semanas y media le exigían "corresponsabilidad". El hecho generó indignación y la condena de otros países, así como de organizaciones de prensa. Visiblemente dolido, el presidente Lenín Moreno le anunció al país desde un salón de crisis: "Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas". Reporteros presentes durante el anuncio estallaron en llanto.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó este viernes el asesinato del equipo periodístico del diario el Comercio que habían sido secuestrados el 26 de marzo por un supuesto grupo de disidentes de las FARC en la frontera con Colombia.

Por su parte, en Ecuador, los operativos que iniciaron las Fuerzas Armadas de Ecuador para dar con el paradero de alias 'Guacho', responsable del asesinato del equipo periodístico del diario 'El Comercio', arrojaron resultados en las más recientes horas. "Las FARC ya dejaron de existir".

El gobierno ofreció una recompensa de 100 mil dólares por información que conduzca a la captura Guacho, líder del grupo que habría tomado cautivos a los comunicadores.

Los tres ecuatorianos fueron secuestrados el pasado 26 de marzo en la población costera de Mataje, en la convulsa frontera colombiana, donde realizaban un reportaje sobre violencia.

Un comunicado del autodenominado Frente Oliver Sinisterra dice que los tres periodistas murieron "en un intento fallido de asalto de las fuerzas militares ecuatorianas y colombianas en las montañas de la frontera".

La prensa se solidariza.

Asimismo se dio a conocer que las autoridades ecuatorianas lograr la incautación de tres escopetas de fabricación artesanal, 73 cartuchos, seis celulares, una cámara y más de 60 botellas de licor.

Este viernes, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) repudió lo que llamó "cobarde asesinato", crimen que consideró un ultraje a la prensa.

  • Buena Jesus