Estados Unidos listo para bombardear Siria otra vez

Nikki Haley, embajadora de EE.UU. ante la ONU, dijo el domingo que la administración de Donald Trump no retirará sus tropas de Siria hasta que se cumplan sus objetivos.

De acuerdo con Haley, Washington está "preparado para mantener esta presión, si el régimen sirio es lo suficientemente tonto como para poner a prueba nuestra determinación".

"Confiamos en que hemos paralizado el programa de armas químicas de Siria".

En París, el gobierno de Emmanuel Macron emitió una nota oficial donde señaló que, después de los ataques con misiles, el Consejo de Seguridad debe "ahora retomar, unido, la iniciativa sobre los aspectos políticos, químicos y humanitarios" en Siria.

En declaraciones a Fox News Sunday, Haley enumeró tres objetivos para Estados Unidos: asegurar que las armas químicas no se usen de ninguna manera que ponga en riesgo los intereses de Estados Unidos, que el Estado Islámico sea derrotado y que haya una posición privilegiada para observar las acciones de Irán.

Continuó la representante ante la ONU que cuando dejen Siria "será porque sabemos que todo está progresando".

Las fuerzas del presidente Bashar al-Assad han usado armas químicas al menos 50 veces durante los siete años de guerra en Siria.

Menos de tres meses después de que Trump asumió el cargo, los EE.UU. evaluaron que Al-Assad había usado nuevamente armas químicas contra población civil.

Los blancos del bombardeo conjunto entre Washington, París y Londres fueron el centro de investigación y desarrollo de Barzah, en Damasco, y dos emplazamientos en el centro de Him Shinshar, un búnker y un almacén, en la provincia de Homs.

  • Leon Brazil