Lula "bien" pero "indignado" en prisión

Moro condenó a Lula el año pasado a 9 años y 6 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero tras considerar comprobado que el expresidente se benefició de las corruptelas en Petrobras por medio de la cesión de un lujoso apartamento en el litoral paulista.

El diario Jornal do Brasil dio a conocer una comunicación entre la torre de control del aeropuerto de Sao Paulo y el piloto del avión de la Policía Federal de Brasil que trasladaba al otrora mandatario.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) es conocido también ampliamente en el extranjero por los éxitos de sus dos Gobiernos.

"Tenemos la expectativa de que en un futuro próximo podremos revertir la prisión", agregó el abogado al decirse optimista sobre la posibilidad de que la Justicia ordene la liberación de Lula. "Lula durmió tranquilamente y no fue maltratado por los agentes, que se convertirán en carteros, porque llegarán cientos de miles de cartas que el pueblo comenzó a entregar a Lula", dijo la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.

Lula podría apelar ante el Tribunal Supremo si las autoridades electorales rechazan su candidatura, como se anticipa en gran medida, después de una condena penal que conlleva una sentencia de cárcel de 12 años. Lula se encuentra "aislado, sin salir al patio, sin poder recibir visitas y con todo lo que tiene y lo que no tiene bloqueado", tras una condena por "actos indeterminados", denunciaron hoy (ayer) a Efe fuentes del instituto que lleva su nombre.

Luego de entregarse en la noche del sábado, Lula Da Silva pasó su primera noche tras las rejas en la sede de la Policía Federal de la ciudad brasileña de Curitiba.

Tras casi 48 horas acuartelado en el sindicato en el que inició su carrera política y 26 horas desde que concluyó el plazo que le había dado la Justicia para presentarse, el antiguo líder sindical se entregó a la Policía en la noche del sábado.

Esta es la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente es encarcelado por un delito común, pues otros han sido apresados pero por motivos políticos.

  • Leon Brazil