Macri viaja a Lima para participar de la Cumbre de las Américas

El presidente de Perú, Martín Vizcarra (i), y el ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio Bardales (d).

El mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, viajó ayer a Lima para participar en la VIII Cumbre de las Américas, donde se analizarán cuestiones relacionadas con la gobernanza y la corrupción, y se llevará a cabo una reunión empresarial, pero los ojos de la sociedad ecuatoriana estarán puestos en el encuentro que mantendrá el viernes con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos.

Junto su esposa, Juliana Awada, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, Macri llegará a esta ciudad hoy e irá directamente al Teatro Nacional, en el que se dará inicio formal a la cumbre.

Además de Venezuela, el otro eje de la agenda de Macri en Lima es Estados Unidos, ya que se reunirá a solas con el vicepresidente Mike Pence para pedirle mejores condiciones comerciales para productos argentinos, en particular la exención impositiva para el acero y el aluminio.

El líder del PRO también tiene confirmadas reuniones con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; y el senador estadounidense Marco Rubio. "No hay un solo tema en la reunión de Pence". Con las ausencias de Donald Trump y Nicolás Maduro, se intentará lanzar una embestida contra el régimen de Venezuela y poner en agenda el debate de la corrupción.

El canciller, Hugo Martínez, participará en representación de El Salvador en el cónclave, en donde el tema principal es la democracia y gobernabilidad, con atención particular a la corrupción, que recientemente ha golpeado a buena parte de los países latinoamericanos, dijo el Ministerio.

Si bien la VIII Cumbre de las Américas se realizará entre el viernes y el sábado, ya se han realizado varias actividades laterales a lo que será la sesión plenaria central, con la presencia de presidentes de la región.

De hecho, en el país anfitrión ese tema mantiene aún hoy convulsionados a sus ciudadanos: es que, sospechado por mantener vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, el 21 de marzo renunció quien era su presidente, Pedro Pablo Kuczynski, un día antes de que el parlamento peruano votase su destitución, también acusado por comprar votos de congresales.

  • Buena Jesus